Estados Unidos atacó ayer, por primera vez en los seis años de guerra civil en Siria, instalaciones militares del régimen de Bashar al-Assad, en respuesta al presunto ataque con armas químicas que dejó 86 muertos.

El gobierno estadunidense informó a medios que disparó unos 59 misiles guiados Tomahawk desde dos buques están en el Mar Mediterráneo.

El ataque fue dirigido contra la base aérea Shayrat, en la provincia de Homs, desde donde se cree que despegaron los aviones que presuntamente bombardearon a civiles el martes pasado en la aldea de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib.

De acuerdo al Pentágono, el blanco fueron aviones sirios e infraestructura, pero que se evitaron instalaciones que pudieran tener armas químicas.

También informó que el ataque no estaba dirigido contra aviones o instalaciones rusas.

La televisión estatal siria confirmó los ataques y los calificó como una “agresión” por parte de Estados Unidos.

TRUMP PIDE PONER FIN A LA MATANZA

Donald Trump dijo anoche que el ataque con misiles contra una base aérea de Siria era lo más “conveniente para la seguridad nacional” del país.

“Es interés vital de la seguridad nacional de Estados Unidos prevenir y disuadir la difusión y el uso de armas químicas mortales”, declaró Trump.

“No puede haber ninguna duda de que Siria utilizó armas químicas prohibidas, violó sus obligaciones bajo la convención sobre armas químicas e ignoró la exhortación del Consejo de Seguridad de la ONU”, agregó.

También culpó directamente al Presidente sirio, del ataque con armas químicas: “(Bashar) al-Assad ahogó a los indefensos. Arrancó la vida de hombres, mujeres y niños indefensos”.

Llamado “a todas las naciones civilizadas” a buscar el fin de la “matanza y el derramamiento de sangre” que vive ese país, así como a “poner fin al terrorismo de todo tipo”.

Por su parte, el secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que Rusia “falló en sus responsabilidades con Siria”, y que el ataque fue una muestra de que Trump está dispuesto a actuar cuando otros países “cruzan la línea”.

RUSIA ADVIRTIÓ

Poco antes de la ofensiva, Rusia advirtió a Estados Unidos de las “consecuencias negativas” que tendría una acción militar en Siria en respuesta al ataque químico.

“Hay que pensar en las consecuencias negativas. Toda la responsabilidad, si hay una acción militar, estará sobre los hombros de aquellos que la inicien”, dijo el embajador ruso ante la ONU, Vladimir Safronkov.

Antes, el presidente ruso, Vladimir Putin, había calificado de “inaceptable” que se acusara sin pruebas al régimen de Al-Assad, y abogó por una investigación internacional “exhaustiva e imparcial”.

COMPARTIR