CHAPALEO

Por: Samuel García Villegas

master_villegas@hotmail.com

 

Se va, se vaa, se vaaa. . .

 

VEO LA  fotografía del diputado Marco Rosendo Medina Filigrana y observo la cara de felicidad que tiene  cuando exhibe con gran orgullo la carta con la que renuncia al partido que le dio poder y dinero por tantos años y hoy, sin decir agua va, se va, en busca de mejores horizontes.

ME IMAGINO  ese momento de placer, de fruición, de gozo, de dicha interna, el señor Medina filigrana  se olvidó de todo aquello que ofreció a su gente de Jalpa, Paraíso,  Cunduacán,  cuando andaba limosneándoles el voto. ¡¡Vamos a unirnos, vamos a fortalecer nuestro partido!!  Les decía.

PERO “QUE diantre” diría la vejecita de allá de mi queridísima ranchería Acachapan y Colmena  tercera sección. La traición por delante.

NO ES la primera vez que ocupo este espacio para comentar este tipo de politiquería. Pero así es  este negocio del abarrote y ni modo. Quedará en la conciencia de quien o quienes la practiquen. ¿Tendrán conciencia?

LA SALIDA de Medina Filigrana de ese distrito electoral ha hecho que la gente que votó por él y sus habitantes en general se quede  sin diputado. Aunque viéndolo bien ¿para qué les sirvió?

YA SE rumoraba que esto iba a ocurrir,  pero su gente se imaginaba que por lo menos haría un recorrido para informarles y pedirles permiso si querían o no que se cambiara de partido. Porque la mera verdad  él no es el dueño de la diputación, es de la ciudadanía.

SI AL señor Medina Filigrana ya no le gusta la organización política a la que pertenece, está en plena libertad de retirarse e irse a donde quiera, pero su obligación es dejarle la diputación a su segundo de abordo, a su suplente, que para eso lo tiene.

EL SEÑOR  Medina Filigrana se fue como el marranito con todo y lía.

Y CLARO que hay más, mucho más, pero por hoy, me voy, no sin antes sugerirle a la dirección general del Tránsito del Estado que de manera inmediata obligue a los concesionarios del transporte urbano de combi y taxis, que sus choferes dejen en sus casas el teléfono celular para evitar accidentes de lamentables consecuencias. Esta es una primera llamada.

 

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorDE CARA A TABASCO
Artículo siguienteDE ALTO NIVEL