Corte de Caja

José Martínez

 

Pemex, y su apoyo discrecional amañado

Desde finales del siglo pasado la hoy empresa productiva del estado Petroleros Mexicanos (Pemex), ha destinado recursos para contrarrestar el descontento social que ha causado con las actividades de extracción petrolera en las comunidades donde tiene infraestructura.

Estos recursos se han manejado bajo el supuesto interés de buscar generar el desarrollo social de las comunidades con infraestructura petrolera. Y se han canalizado vía donativos y donaciones a terceros en todo el país. Tabasco fue uno de los mayores beneficiados por estos hasta el año 2012.

Extrañamente a partir del 2013 los redujo, y en lo que va del año 2017 no ha destinado recursos vía donativos y donaciones.

Fue después de la reforma petrolera que Pemex crea una figura adicional, ahora bajo la figura de responsabilidad social empresarial, para destinar recursos a las comunidades petroleras, como le llama la empresa productiva a las comunidades donde se realiza esta actividad extractiva, el Programa de Apoyo a la Comunidad y Medio Ambiente (PACMA), que ejecuta programas, obras y acciones buscando impulsar el desarrollo social, humano, así como proyectos productivos.

El PACMA inició su implementación en el año 2014. Los recursos los obtiene mediante un 2% sobre el monto total de los contratos firmados con proveedores y contratistas de PEP, con montos igual o superior a cien millones de pesos. Los proyectos del PACMA se están ejecutando en los estados de Tabasco, Chiapas, Campeche, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Tamaulipas y Nuevo León.

El PACMA ejerció en el año 2014 un total de 75.4 millones de pesos. Monto que se incrementó a 198.4 millones en el año 2015, y cerró el año 2016 ejerciendo 195.4 millones de pesos.

El PACMA incluyó la participación de la organización nacional de Transparencia Mexicana, a quien se le ha pagado más de 300 mil pesos cada año. Esta ha quedado superada por las mañas de la empresa productiva, ya que con el Pozo Terra 123 quedó claro que estos se siguen manejando de manera discrecional.

Los destinatarios son hasta para obras de la misma empresa petrolera mexicana en su museo del petróleo en Campeche o para la fundación de una de las televisoras nacionales en sus acciones de recolección de basura o para becas en la UNAM.

Incluso el beneficio de las mismas obras realizadas no beneficia del todo a la entidad. En Tabasco, en el año 2014 la empresa construyó comedores comunitarios en el municipio de Centro con recursos de la empresa Extrerran Energy de México, quien contrató a una empresa de Xalapa, Veracruz para estas obras.

En ese mismo año Halliburton de México contrató a la asociación civil “Un buen grupo de amigos A.C”. del estado de Puebla para una unidad médica móvil en los municipios de Nacajuca y Jalpa de Méndez, esto en el marco de la explosión del pozo Terra en octubre del año 2013.

Es difícil creer que ante el uso discrecional de estos recursos se pueda lograr el desarrollo de las comunidades con infraestructura petrolera en Tabasco. Seguiremos esperando.

HABERES

¿A QUIÉN le conviene estar mandando noticas falsas en las redes sobre temas de Seguridad Pública? La semana pasada fueron tres, las cuales de inmediato se desmintieron, se tratan de audio o videos que sucedieron en otro lugar y en otro tiempo, pero que son rescatados por aficionados a la tecnología para sembrarlos en la entidad.