DE CARA A TABASCO

RUBÉN ARCEO

 

*  DISPARATES

 

La prudencia y la decencia, es un binomio que a algunos políticos les falta, otros nunca la han tenido o, no han conocido.

Ya hemos perdido esa capacidad de asombro entre tanto disparate de quien quiere hacerte notar.

Y vaya que se notan en  todas sus acciones y en cada una de ocurrencias.

Tal parece que sus  oxiuros, están en plena orgía veraniega en una especial de spring breakers en territorio mexicano.

Me refiero concretamente a esos enfermos mentales que ven un reportero y su enorme solitaria, les estimula sus amibas cerebrales, para vociferar  todo tipo de disparates.

Quiero suponer que se las creen  o pretender imaginar que en Tabasco, la gente les crea.

Esos amantes innatos de los disparates, lo mismo actualmente, ocupan una alcaldía, que pretenden marcar línea a determinado partido y más si esos partidos están partidos.

Son una especie de TRES PATINES chocos.

Decir que fulano o sótano, es idóneo para ser candidato al gobierno, cuando  “esos”, no tienen con qué, es una soberana tontejez

Unos por decir esos disparates y otros como alcaldes, por cometer esos disparates.

Esos disparates de quienes aspiran simplemente pueden causar risa o lástima.

Pero como alcaldes, hacer disparates o manejar los pocos recursos con disparates, si es preocupante.

Pero es no una clase, sino una especie tropicalizada de animal político, cuyo veneno es letal para el estado.

Son tan cerrados, que no entienden la diferencia entre lo de  animal político y político animal.

Y lo peor es que se lo creen.

Por eso varios alcaldes hoy tienen ya problemas para cerrar el año y para justificar los gastos que han realizado.