AGRO REGIÓN

Por Mario de los Santos

 

Grata visita a Tabasco

 

Esta semana visitó Tabasco, el presidente de la Unión Nacional de Ovinocultores (UNO) Juan de Dios Arteaga Castelán, quien sostuvo una reunión con productores de borregos y el consejo directivo del Centro de integración Ovina del Sureste (CIOS).

La reunión se llevó a cabo en las instalaciones de la Unión Ganadera Regional, donde Juan de Dios Arteaga habló sobre los avances tecnológicos que ha alcanzado la organización nacional, sobre todo en el Programa de Pruebas de Paternidad en Ovinos y los marcadores que se han logrado en aspectos que tienen que ver en la carne en canal.

Señaló que se realizó un estudio a 30 mil ovinos del país, clasificados en 20 razas sobre todo de Kathadin, Dorper, Blackbelly que son las que más registran en el ámbito nacional. Sobre las razas dijo que la UNO tiene una posición ante el gobierno federal, y es de no aceptar a más razas que no tengan el nivel genético de las 20 que ya existen en el país.

Aseguró que de los 30 mil borregos evaluados, sólo 808 fueron desechados ya que en la prueba de paternidad, ésta no correspondía al semental que habían dicho los productores.

Otro delos anuncios hechos por Juan de Dios Arteaga, fue que la UNO cuenta desde hace un mes con el equipo adecuado de laboratorio para realizar el Proyecto de Genómica en el registro de ovinos, además de que la organización es la que tiene la mayor infraestructura para hacer pruebas de genética en el país, infraestructura que vienen desarrollando desde el 2008, esto gracias a apoyos de la Federación.

Sobre el Centro de Integración Ovina del Sureste, invitó a la unidad del gremio en Tabasco y recordó que en aquel tiempo existían cinco proyectos de los cuales sólo se concretaron dos en todo el país y fue el CIOS para Tabasco y uno similar para el estado de Hidalgo. Este último con mayor desarrollo.

Por lo anterior, Juan de Dios Arteaga, se comprometió a seguir apoyando al CIOS con proyectos que impulsen la ovinocultura en el Estado, ya que dijo hay nichos de mercado en el país que tienen alta demanda y no se han podido cubrir, siendo esto una gran oportunidad de desarrollo para los productores que quieran apostarle a la ovinocultura.

Al término de la reunión, se entregaron los estudios de paternidad ovina a varios productores tabasqueños.

En otro tema, aplaudo la iniciativa de inversionistas locales y extranjeros por iniciar en Tabasco el cultivo de 21 hectáreas de zanahoria y brócoli, especies que son nuevas y que podrían detonar una actividad económica del sector primario a gran escala. Hay que darle seguimiento, pero sobre todo apoyar a este tipo de productores que confían en el suelo de Tabasco, porque de aquí saldrán nuevos empleos y más adelante nuevos canales de comercialización.