Corte de Caja

José Martínez

 

El PRI perdió sus sectores, brazos de votos


Desde su nacimiento, el PRI mantuvo un corporativismo que le permitía tener bajo control a grandes sectores de la sociedad, y quienes se marginaban corrían el riesgo de perderlo todo. Se habla, por ejemplo, que en el Sureste de México en los años 30 del siglo pasado, los trabajadores se organizaban en cooperativas de productores que eran presididas, todas, por el gobernador del estado.

Con el tiempo se fueron refinando y se convirtieron en organizaciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que les permitían arrasar en las elecciones sin importar donde fueran.

Surgió entonces la Confederación de Trabajadores de México (CTM), en febrero de 1936; la Confederación Nacional Campesina (CNC), en agosto de 1938 y en enero de 1942 fue creada la Comisión Organizadora del Sector Popular (CNOP), a los que más tarde se sumaron los sindicatos, como el de petroleros, que jugó un papel fundamental en la expropiación petrolera, y el de maestros que se convirtieron en verdaderas minas de oro que permitieron hacer nadar en dinero a sus dirigentes.

El corporativismo permitía que los dirigentes de estos sectores ocuparan espacios de representación popular, y aseguraba votos al otrora partidazo a cambio de dadivas económicas, sociales y políticas, o mediante amenazas de perder sus empleos o las de sus familiares sino se alineaban. Los agremiados aprendieron que, si eran fieles, éste sería agradecido con ellos.

Es así como convirtieron a maestros, por ejemplo, en promotores del voto tricolor y el uso de los trabajadores petroleros, y no solo de los obreros, como rellenos o grupos de choques en eventos de los candidatos de este partido, y hasta como fuentes de financiamiento para las campañas electorales.

Este poder dentro del PRI se empezó a diluir a partir de este siglo, y sectores y organizaciones priistas prácticamente han desaparecido de la escena pública, a excepción de petrolero, y de la educación que con dolores siguen funcionando a cambio de permitir la privatización de sus sectores.

En Tabasco, estos sectores y organizaciones han quedado marginado, y son los cacicazgos históricos dentro del PRI quienes siguen caminando y decidiendo las candidaturas actuales. Que ante la desbandada de militantes y las pocas opciones de puestos a ganar ha provocado verdaderos actos de canibalismo dentro del tricolor tabasqueño.

La sociedad tabasqueña y la mexicana dieron un gran paso en su proceso de construcción ciudadana, que aunado a las promesas incumplidas de un supuesto bienestar, que durante décadas han esperado, y solo llega a las casas de los líderes políticos, han dividido el voto y hacen cada vez más difícil llegar a un puesto de elección popular.

Sin embargo, hay que reconocer la capacidad de innovación del “dinosaurio”, quien en cada proceso electoral afina nuevos métodos y mecanismos para ganar elecciones. Para muestra la del Estado de México.

Sólo el buen trabajo político y la construcción de ciudadana pueden evitar el retroceso democrático en Tabasco. Viene la prueba de fuego.

HABERES

LA Condusef alertó a la población para que no se deje engañar de algunas compañías que dicen limpiar el historial crediticio de las personas. Al menos existen siete páginas en el internet que anuncian dicha medida.