Guayabazo

Manuel García Javier

guayabazso@hotmail.com

 

¿Cumplirá Peña su compromiso con Tabasco?

Con beneplácito recibimos la noticia de la construcción de cuatro ejes viales en la capital villahermosina. La reunión del Grupo de Trabajo Región Sur-Sureste de la Comisión de Infraestructura de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), realizada en esta entidad y presidida por el gobernador Arturo Núñez Jiménez, rindió frutos, dado que de los 44 proyectos ejecutivos planteados cinco serán ejecutados en Tabasco: Los distribuidores viales Universidad, Bonanza y La Isla, el paso superior vehicular de Villa El Cielo en la carretera Villahermosa-Teapa, y el sistema de agua del corredor Parrilla-Huasteca segunda sección.

En general, la Conago gestionó 184 proyectos para el país con una inversión total de 280 mmdp, de los cuales para la región sur-sureste habrá una inversión del orden de 41 mil 827 millones de pesos, de los que le tocan a Tabasco 2 mil 274 millones.

Y es que la insistencia del gobierno tabasqueño para que se hagan estas obras ha sido permanente desde hace cuatro años, porque es la exigencia de comunitarios y porque desde el 14 de mayo del 2012, algunos fueron compromisos de campaña de Enrique Peña Nieto.

En esa ocasión, el candidato presidencial anunció (firmado ante notario público y más de 30 mil tabasqueños priistas y verde ecologistas) el compromiso de construir la modernización de la carretera Villahermosa-Cárdenas (hoy inconclusa) y la construcción de seis distribuidores viales entre el Bulevar Adolfo Ruiz Cortines y las avenidas Paseo Usumacinta, Paseo Tabasco, Universidad y las calles Bonanza, Mina y Madero de la capital tabasqueña. De estos últimos no se ha sabido nada.

Dichas obras forman parte de los 266 compromisos a cumplir durante su gobierno (57 y 58 de la lista notarial dada a conocer para Tabasco). Acciones que recientemente el director general de Servicios Técnicos de la delegación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Luis Felipe Verdugo, negó al afirmar que los distribuidores viales ya no son “compromiso de gobierno”.

El gobernador Arturo Núñez Jiménez respondió en entrevista que no tiene información oficial de ello, pero insistirá “en que se avance en el cumplimiento de estos compromisos”. Para ello, el marco de la reunión Conago le permitió realizar el planteamiento de las obras en cuestión y algunas otras de vital importancia para el desarrollo de la entidad, para llevarlas a cabo en el menor tiempo posible.

De las reuniones plenarias de la Conferencia de Gobernadores (la inicial se llevó a cabo el 24 de agosto 2002 en Atlihuetzia, Tlaxcala), Tabasco ha sido sede de dos: la número 17 (7 de junio 2004) y la 30 (27 de noviembre de 2006), teniendo como anfitrión al entonces gobernador Manuel Andrade Díaz.

Destacamos que en la actualidad el gobernador tabasqueño, Arturo Núñez Jiménez, desde el 18 de febrero de 2013, coordina a los mandatarios de Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Veracruz y Yucatán, en el Grupo de Trabajo de la Región Sur-Sureste, cargo que desempeñó (del 7 de diciembre de 2009 al 31 de diciembre de 2012) el ex gobernador Andrés Granier Melo.

Los críticos del sistema consideran imposible se lleven a cabo las obras, debido a que faltan escasos meses para el arranque del proceso electoral de 2018. Sin embargo, en lo que concierne al gobierno del Estado, existe la seguridad de que irán desarrollándose conforme a lo programado, dado que este compromiso dejará el sello sexenal núñista.

En ese sentido, el mandatario dice apostarle a una infraestructura más eficiente, para que se vea como un instrumento de política económica y bienestar social, y ha insistido en que se debe reducir la brecha de desigualdad entre el Sur Sureste y el centro y norte del país, así como aprovechar las oportunidades generadas por la Reforma Energética y el próximo establecimiento de las Zonas Económicas Especiales.

Cabe destacar, que la región sureste, y principalmente Tabasco, han sido vistos por quienes gobiernan el país, como una ínsula que no representa votos y –por tanto— poco les interesa llevar a cabo obras de gran envergadura, como las que se ejecutan en el centro y norte del país. Y peor aún, porque la región está gobernada en su mayoría por la oposición.

Por esa razón, se ve imposible que también la federación cumpla con la parte que le corresponde para rescatar la palabra empeñada por el entonces candidato presidencial. De ser así, pasaría a la historia como un farsante y mentiroso que no le cumplió a los tabasqueños… En fin, pronto lo veremos. Nos leemos en la próxima.