DE CARA A TABASCO

RUBEN ARCEO

 

* SERECADAS

 

Ya no sé si hemos perdido la capacidad  de asombro o los legisladores, hacen gala de desfachatez, presumen de su ignorancia o esconden su complicidad.

La simulación del estado de derecho es preocupante, cuando se ha denunciado muchas irregularidades por parte de un idiota y ahora resulta que no hay elementos suficientes ni le consta a los legisladores.

Hoy por dignidad y vergüenza los regidores de los municipios afectados y en especial donde se encuentra ese imbécil, deben dejar el cargo, por respeto a la sociedad.

Hoy la figura del regidor, está en su peor momento por muchas razones.

Sabemos que   muchos casos, se prestan a tapar los actos violatorios de la ley de los alcaldes.

Pero lo que está sucediendo, nos muestra la complicidad que puede darse  entre el poder legislativo y la corrupción y deshonestidad.

Decir que destituir a ese imbécil, equivale a destituir a otros 8 o 10 alcaldes deshonestos y generaría ingobernabilidad, es una peores y torpes afirmaciones.

Si hay que destituir a todos los que sean necesarios por  deshonestos, debe de hacerse.

Pensar lo contrario, nos muestras que es una forma de pensar como rata de campo.

Podríamos estar ante una presumible simulación legislativa, en donde las leyes y el estado de derecho, no sólo se lo pasan por donde no les da el sol, sí que  los convierten en verdaderos cárcamos.

Estamos ante un hecho, en donde una rata, tiene toda la protección, que por lo pronto le da la impunidad, para seguir desgobernando.

Decir que no le consta, lo que denuncian los regidores y que no pueden actuar, es lo peor que puede esperar una sociedad de un congreso.

¿A quién defienden, de a cómo no o, de qué lado están?

Claro esto sucede en Venezuela, no aquí en Tabasco