Cábala

Daniel Castro Jiménez

 

¿Y si no es Chong?

 

Hoy y mañana, los priistas del país tendrán su “guateque” tricolor en cinco sedes nacionales, mientras en la Ciudad de México se define el rumbo que tomará la sucesión presidencial a partir del 12 de agosto.

Algo pasó después de la reunión nacional del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, con el sindicato de gobernadores y el Presidente del CEN el PRI Enrique Ochoa Reza.

Y es que mientras el secretario de Gobernación se reunía con los priistas, el titular de Hacienda José Antonio Meade Kuribreña, lo hacía en los pinos con el Presidente Peña.

El primer mensaje que enviaron los encargados de las mesas temáticas, particularmente estatutos, es la no aprobación de los “candados” en la postulación de candidatos a la Presidencia de la República.

El requisito de hacer obligatorio un cargo de elección popular para aspirar pareciera desaparecer de la mesa de estatutos.

A partir de este 9 de agosto, las principales corrientes de opinión en el PRI ya no hablan de la postulación de un candidato interno, revolucionario y priista al 100 por ciento.

La búsqueda del PRI para su candidato presidencial es con perfil ciudadano, prestigio personal, trayectoria y que sume votos de la sociedad civil no partidista.

Todo pareciera indicar que el “ungido” podría ser José Antonio Meade Kuribreña, quien su “único” pecado transexenal, es la de colaborar con el gabinete panista de Felipe Calderón.

En los próximos cuatro días pues, la asamblea nacional se pintará de rosa, en tanto se definen en los pinos, el destino del dirigente nacional Enrique Ochoa Reza, por un lado y la posible postulación de un candidato “externo” identificado con el grupo Atlacomulco.

Después de la ratificación del triunfo de Alfredo del Mazo en el estado de México, todo es posible en el partido del presidente.

Y desde luego en Tabasco, la postulación bajaría del carro de la revolución a más de uno si se confirma está posibilidad.

KYBALIÓN. – La diputada perredista María Estela de la Fuente Dagdug, levantó el hacha de guerra como en su tiempo lo hizo siendo gobernador Andrés Granier Melo.

Le espetó al PRD poner énfasis en la postulación de mujeres ganadoras en el proceso electoral del 2018 y afirmó que ella, es garantía de triunfo.

Ese tipo de pronunciamientos ya los realizó en el pasado inmediato, cuando vio que las condiciones no le favorecían y se cambio de partido.

La declaración de la legisladora implicaría que el alcalde de Huimanguillo no buscaría la reelección.

A menos que la “chela” sepa algo que nosotros no, en Huimanguillo se velan armas a partir de ya.