Corte de Caja

José Martínez


Senaduría, disputa de mujeres en Morena; un desafío para partidos

En el partido Morena no debe bastar con ser seguidor o seguidora de Andrés Manuel López Obrador para tener un sitio en las boletas; lo ideal es contar con un trabajo de base y un impulso serio para darle votos a favor de quien será el candidato natural rumbo a la Presidencia de la República. Esto es válido también para otros partidos si quieren ser competitivos.

Hace unos días, la propia coordinadora de Morena en el congreso local, la diputada Candelaria Pérez, expresó que la están dejando fuera de la jugada, que no la quieren ver en las boletas, y sus enemigos buscan “encajonarla”, hasta minimizarla.

Ella defendió su trabajo como activista del instituto político al que pertenece, y utilizó una sola carta de presentación para ser tomada en cuenta: “soy seguidora de AMLO”. Su trayectoria casi desconocida hasta que se benefició de un sorteo la tiene en jaque, porque en verdad si alguien la recuerda es por sus dichos casi populares, comunes, que nada tienen ni valen en el trabajo Legislativo.

Además, gusta de “pestañearse” en las sesiones de cada comisión a la que pertenece, o interrumpir con su teléfono celular cuando entra una llamada.

La lucha interna, como en cada partido, se observa igual en Morena, al que ya se le acercaron Mónica Fernández Balboa -retirada por mucho tiempo de Tabasco después de su boda con Carlos Rojas Gutiérrez- y Nelly Vargas, ex diputada federal por Movimiento Ciudadano, y que, de forma increíble, igual se apuntó para una senaduría…de Morena

Candelaria Pérez tal vez tenga razón en desconocer a ciertas personas e irse de frente contra ellas, y decir, por ejemplo, que no tienen posibilidades (Balboa-Vargas), ya que vienen de partidos diferentes, y que en nada abonan al movimiento obradorista; sin embargo, esa apelación sería más contundente si fuera otro actor, con credibilidad, quien señalara las diferencias.

A pesar de que se filtró una lista con nombres y apellidos de presuntos palomeados, incluyendo la senaduría, en donde la primera fórmula sería mujer, fue el propio José Eduardo Beltrán, Presidente del Consejo Político de Morena en la entidad, quien desmintió el documento en su cuenta de Facebook, dejando con el suspiro a quienes se vieron ahí.

Aunque de las mujeres que pueden ocupar la senaduría, faltaría el nombre de María Luisa Somellera, vicecoordinadora parlamentaria. La comalcalquense ganó la diputación por mayoría –como sucedió con Juan Pablo de la Fuente, ahora en el PRD-.  Está, pues, en la pelea…si los consejeros morenistas quieren.

A partir de los primeros días de septiembre es probable que Somellera tome las riendas de la coordinación de esa fracción, y una de sus principales tareas podría ser limpiar los errores que cometió Candelaria Pérez, darle un nuevo rostro a ese partido en el tiempo que queda de la Legislatura. Borrar el mal sabor de boca por otro insólito personaje: José Atila Morales.

Los partidos deben aprender del pasado. Modificar lo que les salió mal, incorporar nuevos cuadros, pero también ir construyendo experiencia. Viven de los recursos públicos y están obligados a entregar buenas cuentas. Y, por supuesto, ser democráticos.

HABERES
Las autodefensas no existen en Tabasco, señaló el gobierno del estado. Aunque reconoció que hay al menos 8 casos en comunidades durante la presente administración, que están investigando y con las que trabajan para abatir las problemáticas de inseguridad. Mejorar el combate a la delincuencia y ofrecer confianza a la población evitará que se caiga en la tentación de “echar mano a los fierros”.