COMENTARIO A TIEMPO

Por Teodoro Rentería Arróyave

  LA ESTUPENDA ANFITRIONÍA

En stricto sensu, es de agradecer sin distinción alguna, la estupenda anfitrionía que nos obsequiaron las amigas y los amigos colegas de Ciudad Juárez, Chihuahua, y no sólo ellos, todo el equipo de colaboradores durante el breve paso por esta histórica y heroica frontera.

 

Todo ello ocurrió en el desarrollo de la LIV Sesión del Comité Directivo y del Comité de Vigilancia, Honor y Justicia de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, que preside la maestra Consuelo Eguía Tonella y la V Sesión de trabajo del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE, que el autor tiene el honor de presidir.

 

Anfitrionía es un vocablo que no existe, sin embargo, es de explicar que nosotros lo empezamos a usar, a pronunciar y a escribir desde hace quince años, cuando se constituyo la FAPERMEX, de ese tiempo hacía acá han pasado quince años y que ha sucedido, que dicha expresión, válida o no, se a usa de continuo, inclusive por eruditos del lenguaje y por mandatarios y líderes mundiales.

 

En ese contexto, agradecemos con toda vehemencia esa anfitrionía de Ciudad Juárez, desde el patriarca familiar y gremial, Arnoldo Cabada de la O, presidente de la Asociación de Periodistas de Ciudad Juárez, SPCJ, y del Grupo Intermedia que se integra con un equipo compacto de canales de televisión desde Ciudad Juárez hasta Mexicali y pronto hasta Chihuahua capital.

 

Al presidente municipal, su hijo, Héctor Armando Cabada Alvídrez, también colega, quien dejó el noticiario de mayor audiencia del Canal 44, para entrar a la política y triunfar como candidato ciudadano o independiente y con una obra que puede dar la cara hasta el más pintado en estas labores de gobierno.

 

Los demás hijos: Luis Arnoldo, Sergio, Jesús y Alejandro, todos ellos en diferentes puestos en la empresa familiar. Queremos repetir que la amistad con Arnoldo rebaza los 40 años, cuando ambos luchábamos por hacer algo en la vida; si el autor se siente contento de lo logrado no se diga del caballero, Arnoldo.

 

Continuamos con los agradecimientos nacidos de corazones agradecidos, todos amigos entrañables, el secretario general de la APCJ, Humberto Leal Valenzuela, a la sazón secretario de Protección a Periodistas de la FAPERMEX y su gentil esposa, también colega, Sandra Juárez.

 

Y que decir de los ex presidentes: Luis Ángel Covarrubias, Salvador Holguín, Manuel del Castillo Escalante y Jesús Meza Vega, y merece también mención especial Rosendo Gaytán, asesor de la Mesa Directiva y socio fundador de la FAPERMEX.

 

Por último, César Flores y Karen Villarreal, quienes constituyeron un grupo compacto para atender a sus huéspedes y dentro ellos a lo que dimos en llamar la Comisión de Transportes, gracias por tanto a los operadores Manuel y Rodolfo y a los integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública por su disposición en el ejercicio de sus labores. Gracias sinceras por la estupenda anfitrionía.