ATARDECER POLÍTICO

 

 

–       Oportunidades que cambian vidas

–       ¿Piso parejo?

 

EL VERDADERO VALOR DE TODO SER HUMANO SE CONOCE NO por la palabra empeñada, si no por las palabras cumplidas. En ese sentido se conjuga el cumplir con uno de los propósitos de vida indispensables como lo es el servir al prójimo.

Mucho se ha hablado de que uno de los principales problemas que afronta nuestro estado es el hecho de que las nuevas generaciones se ven sumidas en el ocio, y como dijera mi padre, ese es el origen de todos los vicios. De ahí que cuando a principios de 2015 la profesora Martha Lilia López Aguilera de Núñez, presidenta del Consejo Consultivo del Patronato del Sistema DIF Tabasco, hiciera la presentación del programa “Cambia Tu  Tiempo”, este espacio fuera recibido con gran esperanza por miles de jóvenes que vieron en este proyecto una esperanza y aliciente para  darle continuidad a sus metas personales. Y es que la esencia de este programa fue creada precisamente para el fomento de los valores y el entusiasmo en los jóvenes, para inyectar la vocación de servir en base a principios. De esta manera emplean su tiempo en cosas positivas, y de paso obtienen beneficios no solo económicos sino incluso acceso a recompensas en establecimientos comerciales participantes, pero sobre todo y quizás más importante, es que esto se convierte en una valiosa ayuda para poder continuar con sus estudios, cuando afuera, la misma situación económica del país, ha provocado que se cierren muchas puertas. Este año, “Cambia tu Tiempo” se ve completamente materializado al ajustar su presencia en las 17 municipalidades del estado, con lo cual, se ha dado a conocer que en la actualidad, son más de 40 mil jóvenes tabasqueños que se han visto beneficiados con este programa y que se pretende poder llegar a los 50 mil antes de que concluya el sexenio. Es esta una clara muestra del compromiso que tiene el DIF Tabasco por brindar las oportunidades de inclusión en todos los sectores. Ahora, el reto mayor será lograr que administraciones venideras no echen en saco roto este proyecto tan importante que quizás para muchos no logren ver el valor tan grande que tiene, como cuando se percibe de cerca lo que representa para cada uno de estos jóvenes el tener la oportunidad, además de las herramientas que dentro del programa se brindan como lo son las capacitaciones. En estos tiempos en que todo se ha politizado tanto, y que pareciera que los actores políticos solo están viendo la manera en cómo destacar a través del derroche de recursos, es cuando la sociedad debe discernir entre lo bueno y lo malo y quedarse con lo que brinda beneficios… Y YA QUE MENCIONAMOS QUE ESTAMOS POLITIZADOS HASTA EL CUELLO, la próxima semana entran en vigor los lineamientos del INE para que supuestamente haya cancha pareja y los aspirantes a estar en las boletas electorales no se excedan en la promoción de sus eventos, algo que quizás no todos lo vean con buenos ojos, pero son las reglas del árbitro y pues no tienen de otra: le entran o le entran. Donde no hay piso parejo es en la lana que el INE va a disponer para darle a los partidos y candidatos para sus campañas. Son muchos miles de millones de pesos y es una cifra insultante ante la pobreza que persiste en muchos rincones de nuestro México. El partido que más recursos va a recibir es el PRI y llama la atención que ningún partido hasta el momento haya hecho algún pronunciamiento en contra, aunque cabe mencionar que en días pasados el diputado federal Candelario Pérez Alvarado presentó la iniciativa para reducir las prerrogativas que reciben los partidos. Donde también va a haber derroche de recursos es en el presupuesto que pide el INE para el proceso electoral. Lo peor de todo, los consejeros electorales argumentan que es muy poco dinero, que es un incremento acorde a la inflación. Dan a entender que la democracia mexicana solo con dinero se puede realizar y es delicado que con tanta pobreza estén en condiciones de entrarle de lleno al derroche. La danza de los millones de pesos es un riesgo, porque puede contaminarse con dinero malo. Es ahí donde deberían ponerse las pilas los del INE, supervisando y fiscalizando los recursos en lugar de andar pidiendo dinero a manos llenas para una elección que requiere mucho más que eso, para que tengamos un proceso transparente, imparcial, dentro de la legalidad.