ATARDECER POLÍTICO

 

–       ¿Y cómo vamos a salir del hoyo?

–       No por mucho madrugar amanece más temprano

 

¡OYE CHOCO! ¡ECHALE COCOOOO! ALGO ASÍ ES EL ESTILO DE LA NUEVA campaña de implementada por el Ayuntamiento de Centro con la finalidad de crear consciencia respecto a tirar basura en las calles ante las enormes consecuencias que esto tiene en temporadas de lluvias debido a los ya constantes problemas que se presentan en el sistema de alcantarillado que, como se ha visto, se ven atestados de basura provocando una significativa disminución en el desalojo de las aguas pluviales y que a la postre terminan provocando anegaciones en calles, casas, negocios y todo cuanto a su paso pueda encontrar el agua, generando incontables pérdidas materiales. El problema es la cerrazón de los tabasqueños, que parecieran no entender, y es que aunque no se puede generalizar, es un hecho de que son muchos los que sí tienen estos malos hábitos y como dicen por ahí, pagamos justos por pecadores. Y es que el verdadero problema va más allá del hecho de solo tirar basura en las calles. Nos enfrentamos a un delicado problema cultural que nos ha convertido en una sociedad terriblemente destructiva y que va directamente en  detrimento de nuestro bienestar y desarrollo. Ahora si, como dicen coloquialmente “le tiramos a todo lo que se mueva”. Es un tema que se tiene que atacar de raíz, con campañas de concientización, sí, pero también con leyes más severas, porque si no se corrige la conducta que los adultos están demostrando, las generaciones que vienen abajo simple y sencillamente adoptarán los mismos patrones de comportamiento, como lo es el brutal e inconcebible hecho de que padres lleven a sus hijos a actos de rapiña cuando se voltea algún camión, que dijéramos fueran solo víveres o materiales, pero ya no se conforman solo con eso, pues vimos cómo nos convertimos en noticia internacional cuando hace un par de meses pobladores de una comunidad destazaban reses vivas tras volcar la unidad en la que eran transportadas. Increíble pero cierto, un comportamiento verdaderamente cavernícola.

 

Chatarreros quitando las tuercas de los birlos de la base de los postes del alumbrado público.

No es raro ver que hay quienes se dedican a robarse las tapas de fierro de las alcantarillas para venderlas por kilo, pero hoy, por ejemplo sorprendió ver hasta qué grado estamos llegando, al observar a un par de personas intentando robarse las tuercas de los postes del alumbrado público. Es verdaderamente preocupante. Resulta muy fácil echarle la culpa a los gobiernos de todo lo que sucede pero no nos hemos puesto a observar nuestro propio comportamiento. Nos estamos hundiendo y seguimos cavando hacia abajo… En ese sentido, bien valdría la pena que así como se implementan festivales del queso, del ostión, del tamal y cuanta cosa, se implementen más festivales como el que este domingo echará a andar el Ayuntamiento de Centro en el Parque Tomás Garrido, denominado “Cambia tus Hábitos” que pretende incentivar temas de salud y deportivos para fomentar en los jóvenes una cultura para una mejor calidad de vida. Esta sin duda es una tarea que  debe de ser permanente ante la imperiosa necesidad, pero sobre todo llevarlo a las comunidades más marginadas para ayudar a contrarrestar los efectos de la falta de educación y cultura cívica… VAYA QUE LA ENCUESTAMANIA SIGUE provocando tormentas en el infierno verde, y es que esto provoca que  más de uno sude frío y otro poco se ponga a sudar calenturas ajenas. Esta semana vimos la rebambaramba que se armó tras la publicación de una encuesta en un diario local, que generó una enorme polémica. El tema es que hoy más que nunca la ciudadanía no se debe dejar llevar por el canto de las sirenas sino ser muy observadores con el trabajo que realiza cada actor político que aspira a un cargo de elección popular.  A final de cuentas, como dicen por ahí, la mejor carta de presentación es el trabajo. Lo cierto es que los tiempos se acercan y aún no hay nada para nadie, más aún cuando los escenarios locales, nacionales e incluso internacionales cambian de manera tan abrupta que ni tiempo le da de reaccionar a muchos. Las elecciones recientes han marcado precisamente una realidad, de que las encuestas han dejado de servir para medir las preferencias reales de los candidatos. En el 2012 decían que ganaría el PRI en Tabasco, cuando de manera masiva los tabasqueños apostaron por la alternancia, y las encuestas quedaron mal; en el 2016 contra todos los pronósticos, el PAN ganó en varias gubernaturas, pese a que los sondeos decían que el tricolor tendría ventaja, no fue así y una vez más las encuestas demostraron que solamente engañan a sus clientes. En el ámbito internacional también hay esa tendencia de que no le atinan, por ejemplo, decían que iba a ganar Hillary Clinton en Estados Unidos y no fue así. En Francia, nadie daba nada por Emmanuel Macron y sorprendió al mundo con un triunfo abrumador.  A final de cuentas, la única encuesta que vale, es la que las urnas dicen. Ya lo dice el sabio refrán: no por mucho madrugar, amanece más temprano…