SHISHITO

Francisco Gómez Hernández

 

La soberbia de Adán

 

El buen trabajo que hacían las encuestadoras antes de que llegaran las redes sociales, era calificado como el mejor y los más menos porcentajes de variación, en eso quedaban más-menos, pero llegaron las redes y la volatilidad de las imágenes de los personajes crecieron y se multiplicaron, donde también el mejor posicionado es el que cuenta con el mejor equipo. En Tabasco de acuerdo a comentarios de encuestadores, la respuesta de los tabasqueños varía de acuerdo a su estado de ánimo, y esos hace también que variadamente y en cada levantamiento las posiciones cambien.

 

Las encuestas no son el reflejo fiel de los simpatizantes que por vía telefónica, digan la verdad por quien va a votar, o hable con la verdad de cuantas cosas le pregunten. La realidad es que existe el militante fiel que cree todavía en su partido, la prueba está en el PRI con su voto duro, el que se muere en la raya y vota por el candidato de su partido, estos son los más, los que a base de participaciones en elecciones han aprendido mucho del trabajo electoral, los menos son los que venden su voto, por una cuantas monedas u otros enseres, pero ya aprendieron, primero lo primero, y luego el voto de conciencia.

 

La más reciente encuesta de Berumen -dada a conocer por el presunto diario de mayor circulación- causó malestar a propios y extraños, que no tan extraños, porque fueron los propios aludidos en la encuesta los que mandaron a sus francotiradores a rafaguear. No se necesita tanta sensibilidad política para entender que quien paga una encuesta para ponerse en buena posición, es hacerse el harakiri, alguien dijo por ahí, que las encuestas no votan, inverosímil la metáfora, pero invirtiéndola es aplicable, no hay pues que la propia realidad, que aquí es percepción hecha realidad, que el pueblo es el que sabe la verdad, y no se equivoca.

 

Ni duda cabe que al menos en los resultados de las encuestas, por las redes sociales, en los cafés, en todos lados, y hasta por percepción el aspirante con más negativos es Adán Augusto López Hernández, que si en algún momento su compadre del alma el presidente de la Jucopo, José Antonio de la Vega comentó en corto que había que hacer alianza con Morena, hoy está arrepentido del comentario, y quizá hasta del compadrazgo, pues ya le huye. Duro el paquete para el dirigente de Morena, porque de los que aseguran que tienen el triunfo en la bolsa, están en la misma con muchos puntos en contra, y ese es el reflejo de la realidad que se guardan los tabasqueños para la hora de votar.

 

El antojo hacia Morena que algunos priistas y perredistas tenían, ya se les ha ido pasando al ver la carreta que le dieron a Armando Beltrán Tenorio y a Nidia Naranjo Cobián, ambos ex diputados locales, que buscaban sus respectivas alcaldías el primero por Cárdenas y la segunda por Cunduacán, pero en la revuelta se les esfumaron, votos en contra para Adán, porque algunos de esos dos equipos pueden entrar en subasta que en Cárdenas es granito de oro para frenar al alcalde Rafael León.

 

Dura la advertencia de Ricardo Monreal Ávila: “voy hacer candidato, aunque no sea por Morena”, ahí se verá quién es quién, Claudia Sheinbaum o Ricardo Monreal, puntos en contra que merman las encuestas. Y si el que pagó la encuesta choca, a como dijeron en las redes, que fue él que va en primer lugar, un grito a tiempo, las encuesta no votan, pero como dan cuerda y alegran el corazón. Por hoy es todo, salud.

 

Correo shishito_50@hotmail.com.

Twitter: @shish_tabasco

Facebook: Shishito – Noticias de Tabasco para el mundo

Blog: http://shishito-noticiasdetabasco.blogspot.mx