DE CARA A TABASCO

RUBEN ARCEO

DE CARA A TABASCO

*****UN MÉXICO SIN CAUDILLOS

La participación de Arturo Núñez en el Noveno Pleno Extraordinario del Consejo Nacional del PRD no fue dedicatoria, simplemente fue dejando las cosas en claro y haciendo las puntualizaciones en momento adecuado.

Habló de varios temas entre los que se encuentran las decisiones que tienen que ver con la renovación en su caso, de las dirigencias nacional, y estatales del partido conforme a las que resuelva el consejo. Agregó “También algo todavía más importante que es la línea estratégica política que habrá de seguir nuestro partido en su participación en el proceso electoral federal de 2018 y en las entidades federativas donde también habrán renovación de los poderes públicos a base de elección y también de ayuntamientos”.

Y aún más allá, fue tajante al pronunciarse en contra del caudillaje, por lo que dijo que: “En México desde hace mucho tiempo se ha caracterizado por el predominio de algunas personalidades relevantes, en algunos casos ese predominio ha llegado a ser de un corte caudillesco, y el PRD enfrenta el reto y lo ha venido enfrentando muy bien, de que ya no depender de una gran personalidad, el PRD depende de todos sus integrantes; no es en modo alguno el partido de un solo hombre, y por lo mismo también, el PRD a partir de autogobernarse, procesando su pluralidad interna de manera civilizada y democrática, demostrando que no tiene que depender de la voluntad de un hombre, el partido también está definiendo el futuro posible de México. Hoy la disyuntiva se plantea entre una restauración autoritaria al modo del siglo XIX con un hombre providencial, o una restauración no prioritaria al modo del siglo XX con un partido que quiere volver a ser hegemónico aunque y no le da para serlo”.

Y es que ese partido vivió  la actitud caudillesca del tepetiteco, que mostró sus verdaderas intenciones y al no poder seguir manipulando a su antojo, optó por traicionarlo por ser su forma de innata de actuar.

En ese Pleno Nacional del PRD ya se acordó ir en alianza con el PAN, lo que le da la pauta para que se sumen otros partidos pequeños  y que final de cuentas son votos, que cuentan  y ayudan a inclinar el fiel de la balanza.

Aquí vemos la diferencia de quienes van en alianza y la soberbia de quien  ha despreciado y condicionado  las alianzas.