Guayabazo

Manuel García Javier

guayabazo@hotmail.com

 

Émulos del sinarquismo

En algún momento de la historia, Mahatma Gandhi escribe una legendaria carta a Adolfo Hitler, la cual después firma como la de “Su sincero amigo”. En la corta misiva de no más de dos párrafos a la que se había resistido elaborar, el líder pacifista relata el trabajo que le costó redactarla, porque podría ser una impertinencia y en cualquier caso merecería la pena.

“Está claro que usted es hoy la única persona en el mundo que puede evitar una guerra que podría reducir a la humanidad a un estado salvaje. ¿Estará dispuesto a pagar ese precio por un propósito cualquiera por muy digno que le parezca? ¿Escuchará la llamada de quien ha evitado deliberadamente el método de la guerra no sin considerable éxito? De cualquier manera, espero su perdón, si he cometido un error al dirigirme a usted”.

Así como la carta Gandhi, cientos de famosos han hecho lo suyo en pro de la pacificación del mundo. Empero, aquí en Tabasco también han surgido falsos émulos de pacificadores, con cartas que a través de la radio son difundidas, envenenando al pueblo con ideas negativas para enfrentarlo a sus autoridades.

Ellos tratan de permanecer bajo un sistema único desigual, en el que a toda costa pretenden perpetuarse para continuar enajenando y explotando asalariados en beneficio de unos cuantos, y no hacia la satisfacción de las necesidades de todos, como lo fundamenta principalmente la doctrina de Carlos Marx.

Así, las redes sociales hoy están atiborradas de cartas que esos falsos redentores lanzan al ciberespacio, con la malsana intención de crear confusión para hacer creer que en esta entidad existe ingobernabilidad.

La mentira fluye a cada momento y la clase media está siendo arrastrada por la vorágine del capitalismo que, con insanas intenciones, busca colocar a sus incondicionales a la palestra de las preferencias electorales en la lucha por el poder.

Sin embargo, poca aceptación han tenido entre las diversas clases sociales, y eso les duele. Por esa razón, a cada momento arremeten contra quien hoy administra los recursos del pueblo, culpándolo de hechos que ellos como padres no pudieron evitar en su tiempo.

El asunto de la inseguridad no es sólo privativo de Tabasco, es un fenómeno nacional y de diversas partes del planeta. Es, como he asentado en otras ocasiones, un problema de falta de valores, y por ello me refería a los padres, porque por ahí, en familia, se debe comenzar a inculcarlos para continuar en la escuela y, más tarde, practicarlos en el ambiente social en que se viva.

Por esa razón, no se vale aprovecharse para ganar adeptos a río revuelto. Dejen gobernar a quienes tengan que hacerlo, y si fallan, pues para eso están las autoridades y el pueblo mismo que funge como testigo.

A los pudientes seguidores del fascismo: Dejen de manipular y dedíquense a la productividad que es el principal problema que se tiene y que genera la falta de empleos. Autoevalúense, y ya verán que no es reasignándose jugosos sueldos (que les permite vivir en la opulencia y hasta les alcanza para viajar dos o tres veces al año a Europa) como se debe rescatar la economía tabasqueña. Es con trabajo y más trabajo, valores y más valores como se verá rebosada la producción.

DEDICATORIA

A esos que se creen dueños de la verdad y que piensan que los tabasqueños son tontos, va esta dedicatoria: Ellos creen que le creen, y por eso les vale “eme” que piensen y digan lo que digan los demás, mientras que su escudo principal, las ocho calumnias, le reditúan jugosas ganancias en tiempos de política electoral.

Ellos le juegan a crear la incertidumbre a como sea y por lo que sea, aunque se lleven entre las patas al amigo, al pariente… Son los modernos Caín, sin un ápice de sentimientos, que como los peores asesinos buscan asestarle el golpe mortal a su carnal Abel, quizá porque éste haya sido el preferido de Dios.

Sin embargo, en la tierra del Edén, los pobladores continúan adorando al bueno y repudiando a los malos; porque saben que son terroristas de la palabra que atacan a mansalva, con alevosía y sevicia, a quienes con verdadero valor y sacrificio buscan el bienestar de la comunidad. El pueblo nunca se equivoca.

DESENCANTO NACAJUQUENSE

Los nacajuquenses quedaron descontentos con la feria anual, porque –según dicen– no reunió las expectativas deseadas. Comentan que los inolvidables bailes con artistas de talla internacional que se dieron durante el primer año de gestión administrativa del alcalde Francisco López Álvarez, este año quedaron en el olvido, porque sólo fueron amenizados por conjuntitos locales. Y sobre todo que la clausura la realizó el rector de la UJAT, José Manuel Piña Gutiérrez. Claro, la pichurrienta inversión tiene un justificante: hay que ahorrar para la campaña de reelección del ex priista y hoy panista edil… En tanto el pueblo continúa inconforme llorando su desconsuelo… Pa’qué engañan pues… Es todo, nos leemos en la próxima.