Corte de Caja

José Martínez

 

Solidaridad por damnificados, en menor proporción



El 19 de septiembre de 1985 se despertó en los mexicanos un sentido humanista y de solidaridad. Fue el gran terremoto el que enseñó, atrapado en los escombros, a levantarse en todos los sentidos, y la llamada sociedad civil tuvo un valor y un sello importante.

Se habla que a los ciudadanos le salieron más brazos, y en fila sacaban piedras y otros objetos de los edificios caídos, con el fin de encontrar a un sobreviviente.

De inmediato nacieron las brigadas de rescate y cientos de jóvenes se enrolaron para estar presentes en los centros de acopio, y movilizarse con el agua, los pañales, leche, comida enlatada, y alguna colcha.

Se demostró que se podía trabajar en equipo, sin esperar a las instancias correspondientes, y dejaron a un lado las culpas y acusaciones.

Es lo mismo que se puede hacer en las horas de desgracia que sufren los habitantes de Juchitán, Oaxaca, y algunas zonas de Chiapas, sobre todo, porque fue allá donde sintieron más las afectaciones que dejó el recién sismo de 8.4,  que agarró de sorpresa a Tabasco, y en total suman 90 víctimas entre los estados donde la onda sísmica se expandió.

En la Ciudad de México, el Zócalo se habilitó para llevar a efecto estas tareas de apoyo a los damnificados. La UNAM dio a conocer que su centro de acopio comenzó a operar a partir del sábado 9 de septiembre y estará ubicado en el Estado Olímpico Universitario, junto a las astas banderas, donde se podrá recibir la ayuda desde las 9:00 y hasta las 17:00 horas.

En Tabasco, la cifra de muertos sumó cuatro, y los daños materiales fueron menores, sin embargo, los ciudadanos se dieron a la tarea de sumarse a la ayuda humanitaria que requieren las familias de Chiapas y Oaxaca que resultaron severamente afectadas por el sismo que impactó igual el centro y sureste de la Ciudad de México.

Hasta ahora en la entidad se abrieron 11 centros de acopio de diferentes asociaciones y grupos altruistas, quienes se organizaron y empezaron a recolectar víveres, productos de higiene personal, ropa y calzado para las familias que perdieron todo, la noche del fenómeno natural.

Los Centros Temporales de acopio están ubicados en el Parque la Pólvora y atenderán de 4 a 6 pm; parque Tomas Garrido de 4 a 6 pm; parque la Choca de 5 a 7 pm y Recreativo de Atasta de 4 a 6 pm.

Y la pregunta es: ¿dónde están los políticos, quienes pueden donar por lo menos una lata de atún o sardina? Incluso los independientes, esos que pregonan que primero están los ciudadanos, el pueblo. Por lo menos hasta hoy no se hacen notar, pasan desapercibidos ante la verdadera desgracia.

Tal vez porque el pasado viernes inició formalmente el proceso rumbo al 2018, y se toma como la cuenta regresiva para los comicios federales, y por ese motivo deben estar más atentos a dichos procedimientos.

Solidaridad, es de nuevo la palabra clave ante la tragedia, aunque ahora, en menos proporción.

HABERES

HAY temas importantes por discutir en este periodo Ordinario de Sesiones, no solo analizar el presupuesto de Egresos de manera responsable, sino también crear leyes que promuevan el crecimiento económico y condiciones de igualdad entre los mexicanos, afirmó la diputada federal Georgina Trujillo Zentella.