SHISHITO

Francisco Gómez Hernández

 

 

Reingeniería administrativa, golpe duro a la burocracia

Busca actual gobierno su rescate y dignificación

 

Cierto que el trabajo burocrático ha sido en los últimos gobiernos el más reprimido, el más mal pagado, su condición laboral siempre fue dependiente del oficial mayor en turno, después de la Subsecretaría de Administración y Finanzas, y finalmente de una -rimbombante y peyorativa frase- “Reingeniería Administrativa” acuñada el sexenio pasado para darle de baja voluntariamente a casi tres mil burócratas y quitarles la compensación a otros tantos.

Si bien al ex gobernador Andrés Granier mucha gente lo sigue evocando como un humanista y caritativo, por su dadivosidad, por el otro lado a los que les tocó ser víctima de la reingeniería administrativa, como Tisve Salazar Ramos, ex instructora del Instituto de Capacitación y Desarrollo de Tabasco cuya demanda está vigente todavía, ella y muchos más se arrepienten de haberle dado el beneficio de la duda al Químico.

El otro problema grave del granierato, que indignó a gran parte de la burocracia del estado, principalmente los afectados por la suspensión de las compensaciones, fue el haber permitido la jubilación de gran parte de burócratas con altas tasas de sueldos, no sólo a burócratas, sino también a funcionarios, muchos de ellos sujetos a proceso por la actual administración, y la burocracia que sí trabaja, más jodida que nunca.

La burocracia entendida como medio y fin en la vida cotidiana de las sociedades, con sus relaciones entre gobernantes y gobernados, y su estructura administrativa, es fuente de enlace con el poder, y aún con sus acontecimientos  contemporáneos, no forman parte de las preocupaciones relevantes en las ciencias sociales. Los prejuicios contra la efectividad de la labor del Estado, son un condicionante para la subvaloración del fenómeno burocrático.

La propuesta interpretativa sobre el poder de la burocracia, efectuado por Max Weber a pesar de su dualismo, es quizás la más seria propuesta sobre la temática, sin embargo, es necesario retomarla a la luz de los acontecimientos contemporáneos que redefinen la labor y funciones del Estado. Administrar un cargo, y administrarlo de manera especializada, implica, por lo general, una preparación cabal y experta. Esto se exige cada vez más del ejecutivo moderno y del burócrata, así como se exige del funcionario público.

El gobierno del estado que preside  Arturo Núñez Jiménez, hoy por segunda vez en su quinto año de ejercicio, anuncia una segunda recategorización, que por primera vez se da en una misma administración, los beneficiados tendrán ascenso en su categoría  e incremento salarial, así como la homologación de 12 categorías más de empleados de la Secretaría de Salud y de la Secretaría de Seguridad Pública, así como del Sistema DIF, beneficios que se han ganado dijo el gobernador como resultado a su entrega dedicación y profesionalismo.

Cabe recordar que, en enero pasado, el Gobierno del Estado y el SUTSET firmaron las nuevas Condiciones Generales de Trabajo, en las que predomina la libertad y pluralidad, además que refrenda la facultad exclusiva del sindicato mayoritario para negociar las percepciones salariales que se fijan anualmente. En esa fecha algunos de los beneficios fueron incremento de 30 por ciento al estímulo económico por antigüedad.

Correo shishito_50@hotmail.com.

Twitter: @shish_tabasco

Facebook: Shishito – Noticias de Tabasco para el mundo

Blog: http://shishito-noticiasdetabasco.blogspot.mx