SHISHITO

Francisco Gómez Hernández 

La política mexicana en tiempos de indignación

 

Hoy más que nunca la esperanza de los mexicanos, esta puesta en los cauces políticos que siga el proceso electoral de 2018, se espera y así lo señalan analistas que puede ser el parteaguas del futuro del país, en el que las aspiraciones de todos los mexicanos, empiecen a tomar rumbo, partiendo de un debate ideológico entre candidatos aspirantes que antepongan una agenda de compromisos y un acuerdo conjunto del tipo de liderazgo que necesita México.

Los gobiernos de alternancia generaron dos grandes males, uno la insatisfacción de la participación de su clase política, y dos la abrupta siembra del narcotráfico y la delincuencia organizada en todo México. La verdad es que de ahí, se arraigó la desconfianza al cumplimiento político con el pueblo, el abuso de autoridad, la ineficiencia, y la corrupción, por la que México padece hoy una gran crisis política.

El ex presidente de El Colegio de México, Javier Garciadiego, uno de los investigadores más destacados sobre la revolución mexicana, advierte. La sociedad mexicana debe cambiar a su clase política por una que se encuentre a su nivel. No hay que hacerse ilusiones para no terminar desilusionados. Los mexicanos cometieron un error inicial: pusieron demasiadas ilusiones en el 2000 y ahora están sufriendo las consecuencias. Es ahora cuando la población se dio cuenta que cambiar al partido político, como lo hicieron al inicio del siglo, no fue suficiente para cambiar por completo la conducción política del país; sin embargo, fue un inicio.

La población ya se dio cuenta que aún faltan muchas instancias democráticas en el país y que es necesario cambiar a la clase política para que se encuentre a la altura de las necesidades de la sociedad mexicana. En la actualidad “carecemos de seguridad, nos da miedo salir a la calle, desconfiamos de todos los políticos y le urge al país retomar un rumbo de ley, de orden, de seguridad y de progreso”. La presencia de un líder podría ayudar, pero “hoy no los hay”, expresa el doctor Garciadiego, entrevista con Arena Política.

Al respecto el gobernador Arturo Núñez Jiménez, en su intervención en la inauguración de la Tercera Semana de la Democracia, organizada por el IEPCT. Conocedor y creador de las primeras leyes de la incipiente democracia mexicana. “Yo defiendo como otros muchos, y reivindico que hay que redignificar la política, porque como bien dice un autor español, Daniel Innerarity, en su libro ‘La política en los tiempos de la indignación’ todo lo que se está pretendiendo hacer en contra de la política, por los males de la política, es mucho peor que la política.

Núñez -apuntó- no hay todavía en el estadio de desarrollo de la humanidad, que hayamos inventado instituciones mejores que las representativas. Los que dicen que van a gobernar con el pueblo y que lo representan, desprecian a los Congresos, entonces dialogan con el pueblo y le consultan ¿Sí o no?, ¿Están de acuerdo en esto ¿sí o no?

Eso es populismo total; eso no es mejor que las instituciones representativas, o pretenden decir que es mejor un ciudadano que un político de un partido o que un partido, claro que los partidos están mal y hay que reformarlos, y hay que modificarlos, y hay que lograr que lleguen los mejores políticos no los peores, expresó.

Urge pues un ejercicio serio de crítica y autocrítica que, sin miramientos ni concesiones, sea capaz de develar con toda crudeza los graves defectos y desviaciones de las prácticas y motivaciones del actual liderazgo político, para proponer lo que debe ser un movimiento de renovación y la formación de nuevos cuadros políticos capaces de entender los retos y de impulsar los cambios que son necesarios en el país.

Correo shishito_50@hotmail.com.

Twitter: @shish_tabasco

Facebook: Shishito – Noticias de Tabasco para el mundo

Blog: http://shishito-noticiasdetabasco.blogspot.mx