Corte de Caja

José Martínez


Crea partidos subasta ante tragedia por sismo; sentir ciudadano

Después de varios días de la desgracia a causa del sismo del 7 y 19 de septiembre en los estados de Oaxaca, Ciudad de México, Morelos, Puebla y Chiapas, donde se demostró otra vez la solidaridad de la gente común, del ciudadano, como ocurriera en 1985, los partidos políticos alzaron su voz.

En medio de escombros, gritos, rabia, desesperación, tristeza, insomnios, esperanza, nadie se acordaba que pronto vendrían las campañas rumbo al 2018, las cuales se fueron, por ese momento, a un último término.

La mayoría estaba concentrada en la búsqueda de sobrevivientes; en convocar para que se dieran apoyos a los damnificados, donde participaron ciertas empresas, artistas, deportistas, pero hasta ahí nada se sabía de los dirigentes de los partidos.

Después de un anuncio en redes sociales, donde se planteó que ellos deberían ayudar a los miles de afectados, Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena se atrevió adelantó para anunciar que daría su partido el 20 por ciento del gasto de campaña de 2018; esto -dijo- lo harían antes del arranque, lo cual representa más o menos unos cien millones de pesos.

“El 20 por ciento del gasto de campaña del 2018 se va a destinar a los damnificados de Chiapas, Oaxaca, Veracruz y Tabasco; todos los que están padeciendo por el terremoto y están sufriendo mucho y es lo mínimo que podemos hacer”, detalló ante los medios de comunicación al llegar a Yahualica, Jalisco”, expuso en unas de sus giras.

Enrique Ochoa, en su momento anunció que el PRI consideraba que era una acción electorera, pero casi de inmediato informó que daría un 25 por ciento (cinco por ciento más que Morena). La subasta iniciaría, ya que días después, el Frente Ciudadano por México, formado por el PRD, PAN y Movimiento Ciudadano, salieron a dar la cara, y manifestaron que propondrían eliminar el cien por ciento del financiamiento a sus partidos para toda la población que se vio con problemas por los sismos registrados. Posteriormente AMLO subió la oferta al 50 por ciento. No quedó claro qué sería de inmediato y qué estaría sujeto a reformas legales.

Bajo los conceptos manejados de solidaridad y ayuda, los dirigentes indicaron que habían escuchado a los ciudadanos, y aceptaban que tenían razón, que el financiamiento público recibido sería destinado para el desastre, porque en sí, les pertenecía.

La suma total aproximada de lo que recibirán los partidos políticos para su financiamiento público en 2018 será de unos 13 mil millones de pesos, y ahora los usan como una estrategia de propaganda electoral en medio de la tragedia.

El reclamo general contra ellos se dio a conocer en change.org, una plataforma con carácter mundial donde se hacen peticiones, como “donar el dinero de las campañas políticas de 2018 a los damnificados en México”, la cual tiene casi dos millones de firmas ante esa petición.

La iniciativa está en camino, los partidos políticos perderían una suma muy fuerte para su propaganda. López Obrador, quien alzó primero la mano, con esta acción llevaría más ventaja, muy independiente si fue o no estrategia.

Por otra parte, después de la “subasta” por ayudar, el ciudadano común, el que continúa recogiendo escombros y llevando víveres, tiene en sus manos el camino correcto para elegir en el 2018. ¿Cómo se reflejará en las urnas?

HABERES

EDGAR Azcuaga, uno de los alfiles de Roberto Madrazo, fue cuestionado por estar en la Comisión de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción. Es un esquema que debe cuidarse en lo máximo.