DE CARA A TABASCO

RUBÉN ARCEO PÉREZ

 

* YA NO MÁS. YA BASTA

 

Toda crisis es una oportunidad para un relanzamiento y en México esas oportunidades no se han aprovechado.

Hoy  ante la tragedia que se vive por los temblores, este país ha mostrado cosas positivas y negativas, en rodos lo sentidos, incluyendo la ayuda humanitaria, que se ha politizado perversamente en todos los sentidos, empezando por los políticos y los dirigentes de los partidos.

Hoy no importa de quién es la propuesta.

Si de protagonismo se trata, desde hace mucho tiempo en el programa de radio he venido pidiendo que desaparezca el financiamiento a los partidos, considerando que es insulto en los actuales tiempos  de crisis económica en México

El campo mexicano sería un gran productor de alimentos y podríamos lograr la independencia alimentaria si ese dinero se da en créditos con un interés muy bajo, si se apoya la productividad.

Es tiempo ya decir alzar la voz y decir YA BASTA

No nos ha servido de nada a los mexicanos los miles de millones de pesos que se destinan a los partidos.

Ya no hablemos de una mejor educación y la generación de empleos.

Hay un hartazgo social y  que conste que es de toda la sociedad.

Ese dinero ha servido para que se lo roben en parte y para que los dirigentes, tengan elevados sueldos y puedan gastarlo como quieran.

El que pertenezca a un partido que lo mantenga, que aporte, pero no deben de usarse más los impuestos.

Hoy vemos la polémica por el  decir yo lo propuse.

Eso no importa.

El silencio de unos o la descalificación, tienen a los partidos en una actitud polarizada en donde ahondan sus diferenciad en vez de buscar sus coincidencias

Y quienes vivimos en esta nación queremos que haya una sola coincidencia: M E X I CO

Acaso es mucho pedir.

Les mexicanos si coincidimos ya en un la exigencia social de no más dinero  para los partidos políticos.

Ya no más derroche en migajas que se regalan en las campañas por parte de todos los partidos políticos, con dinero que no es de ellos.

Ya no más, es ahora o nunca lo será