COMENTARIO A TIEMPO

Por Teodoro Rentería Arróyave

SÍ HAY PARA LA RECOSTRUCCIÓN

 

A los camaradas y colegas: Roberto González Pérez e Ignacio Zúñiga González, quienes recién emprendieron el viaje al éter eterno. Nuestra solidaridad con sus familiares y amigos.

 El que diga que no hay recursos para la reconstrucción, en forma primordial para viviendas, escuelas y edificios del patrimonio cultural, está mintiendo en forma deliberada o interesada.

Es más, es de considerarse que con la idea del empresario Ricardo Salinas Priego, propietario de TV Azteca, que por cierto la patrocina y difunde en todos sus medios de comunicación, el país no tendría que sacrificar recursos que pudieran diezmar su crecimiento y desarrollo.

Dicha iniciativa, que ahora se pelean su paternidad, consiste en que los recursos que ahora se tiran a la basura, nos referimos a los subsidios a los partidos políticos y a la obesa burocracia de ambas cámaras de Congreso de la Unión, de ahora en adelante se cancelen y esta primera oportunidad y por la emergencia que nos dejaron los sismos se destinen íntegros a la reconstrucción.

De qué estamos hablando: de más de 57 mil millones de pesos, y si a esas vamos, también debe reducirse al mínimo el presupuesto de Instituto Nacional Electoral. Es verdaderamente un bofetada el presupuesto del INE; de acuerdo con esa frase de que las democracia cuesta, pero debe costar más en esfuerzo personal y no en edificios para oficinas de lujo y funcionarios súper bien remunerados.

 

El secretario de Hacienda y Crédito Público, ha calculado la reconstrucción en 38 mil millones de pesos, además Infonavit y Foviste han anunciado planes blandos para crédito a viviendas para los damnificados y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa ha anunciado un plan de apoyo para todos aquellos que perdieron sus negocios.

 

Como buen empresario, Salinas Priego hace el siguiente calculo: Cada millón de pesos equivale a construir cinco casas, si el INE y los partidos políticos renuncian a sus prerrogativas en este 2017, hay fondos suficientes para construir 5 mil casas habitación. Y si renuncian a esas absurdas canonjías en el 2018, habrá recursos para construir 121 mil casas.

 

Bravo por la iniciativa de Ricardo Salinas y por la presión social que como resultado de este esfuerzo de difusión, se está haciendo sentir, a tal grado, que todo partido político que se niegue a este plan de decencia pública, lo resentirá en las urnas.

 

El pueblo elector tiene conciencia ahora de que su voto vale. Partido que no jale, seguro, que hasta podría perder su registro. En conclusión, si hay para la reconstrucción y mucho si triunfa la iniciativa de Ricardo Salinas Pliego.