Corte de Caja

José Martínez


Reactivación del campo, respuesta a la crisis petrolera

Después de que el petróleo dejó de representar en la entidad un motor de crecimiento económico quedó en evidencia que es necesario reactivar el campo. Es la vocación productiva de Tabasco y es la actividad que dará sustentabilidad a la población.

Un dato que se destaca es cómo el predominio de la industria petrolera llevó a la pérdida de la agricultura como generador de empleo. La aportación que hacía este rubro al PIB estatal se redujo del 48% en 1964, a menos del 8% en 1990. Números fríos al final de cuenta pero que reflejan una tragedia en la actualidad.

De acuerdo al historiador Rodolfo Uribe Iniesta, en Tabasco se dejó de invertir en el medio rural en los años 70, porque ya no se subsidió los insumos a la ganadería y la agricultura, sobre todo para la zona sur del estado, desde Huimanguillo hasta Tenosique. Toda esa región que se conocía como la granja de los ganaderos, incluyendo el norte de Chiapas.

Recuérdese que antes la economía se movía desde los huertos familiares hasta la parcela, e incluso se tomó como una tradición de generaciones. Se perdió a medida que la mancha urbana empezó a ganar más espacio, ya que de 1960 a 1980 la población empezó a crecer al triple por el arribo de la migración que provocó el auge petrolero, lo que ocasionó la urgente necesidad de vestir, alimentarse, amueblar y construir, convirtiendo al estado en una bonanza para la inversión de servicios.

La crisis petrolera se asomó desde hace una década, pero en 2016 tuvo su mayor expresión como resultado de la reforma energética y el derrumbe del mercado. Para Tabasco significó que más de 13 mil empleados se fueron a la calle. A partir de ahí, vinieron de forma paralela los cierres de pozos y la cancelación de contratos.

Desde el inicio de la actual administración, el gobernador Arturo Núñez le apostó a la reactivación del sector agrícola, sobre todo porque se necesita producir más alimento para el país.

En todo lo que va del sexenio hemos visto diversas acciones que buscan retomar los proyectos agropecuarios. El mandatario puso en marcha recientemente el Centro de Acopio de Leche de la Asociación Ganadera Local en Huimanguillo, la Empacadora Citrícola CVC de Limón en el ejido Tierra Nueva, y el Centro de Producción y Capacitación Acuícola en la ranchería Libertad, del mismo municipio.

Otro ejemplo de éxito es la palma de aceite, que ha tenido un incremento vertiginoso en la superficie sembrada en los estados de Tabasco, Campeche, Chiapas y Veracruz, y sólo en Tabasco, este año se incorporarán 4 mil hectáreas más.

La economía se tiene que restructurar, dejar el modelo petrolero y moverse hacia el agroindustrial, y para ello es necesario igual continuar presentando proyectos innovadores.

En su momento Núñez Jiménez sostuvo que el cacao es un producto esencial para el desarrollo del estado. Desde el punto de vista económico contribuye a la generación de miles de empleos; en materia ambiental permite la conservación de un ecosistema único, y desde la perspectiva histórica, nos da identidad por ser un producto totalmente originario de Tabasco.

HABERES

El domingo comienza el proceso electoral local. El gobernador Núñez se reunió con los consejeros del IEPCT. Reiteró su compromiso de un proceso electoral con seguridad, civilizado y cívico. Corresponde a partidos y consejeros hacer su parte.

DÍAZ Uribe presume carta que escribió de puño y letra. El ex dirigente menciona en ocasiones a Dios, a quien agradece estar fuera del Creset. Lo que no dice es cuánto se pilló. Habrá que seguir investigando.