ATARDECER POLÍTICO

 

–       Lecciones por aprender

–       ¿Y ahora sí estarán preparados?

 

 

02 DE OCTUBRE ¿NO SE OLVIDA? Tantas cosas que recordar, pero sobre todo tantas cosas que aprender. Un día como hoy, pero de hace casi cinco décadas, se llevó a cabo uno de los actos violentos encabezados por un gobierno que provocó que por lo menos 300 estudiantes perdieran la vida. Hace 49 años para ser más exactos. Sin duda esto nos hace recordar que hace apenas tres años en una pequeña localidad de Guerrero desaparecieron 43 presuntos estudiantes y de los cuales hasta la fecha se desconoce su paradero. Las similitudes aparentemente son muchas. Una el ser estudiantes, dos, el hecho de abanderar reclamos sociales. Causas quizás justas pero también aparentemente mal encaminadas. Justamente hoy se conmemora el Día Internacional de la No Violencia, instaurado en el marco del natalicio del incansable líder político pacifista Mahatma Gandhi, de quien se puede recordar la célebre frase “Existen muchas causas por las cuales estoy dispuesto a morir, pero ninguna por la cual esté dispuesto a matar”.  Y es precisamente esto lo que nos hace pensar en lo mal encausadas que pueden estar muchas manifestaciones de inconformidad social. Justamente el sábado, en el contexto del 61 aniversario de la Asociación Tabasqueña de Periodistas, que encabeza el periodista y analista político Ausencio Díaz Trinidad, se contó con la presencia del periodista, catedrático e investigador Marco Lara Klahr, quien en  la conferencia impartida denominada “Desafíos del Periodismo Judicial ante el Escenario 2018: Militarización, populismo punitivo y seguridad de los Periodistas”, hablaba de la gran responsabilidad que en la actualidad juegan los medios de comunicación y todo aquel que bajo el amparo de la libertad de expresión y con las herramientas tecnológicas tiene la ventaja de externar sus ideales. ¿Qué estamos externando? ¿Qué estamos compartiendo con la sociedad? Y es que el comunicador mencionaba una  frase que sin duda invita a la reflexión: “Cuando caemos en el hedonismo del desastre, nos queremos ahorrar la responsabilidad de las condiciones en las que se encuentra nuestro país”. Lo cual, se podría traducir que nos hemos montado en una ola de información que lejos de aclarar el panorama, lo único que logramos es enturbiar más las condiciones. De ahí que hoy más que nunca se debe tener presente que los comunicadores profesionales debemos adoptar la actitud de ser verdaderos actores que diseminen factores propositivos. Y esto ya no solo va para los comunicadores o periodistas. Esto más bien es un concepto que involucra a la sociedad en general y los actores políticos que lejos de proponer se han enganchado en enarbolar estandartes de acusaciones que generan más violencia. Como parte de la exposición, mencionaba el ejemplo de que cada 15 horas, se sufre una agresión a periodistas, que paradójicamente gran parte de estas agresiones proviene de otros comunicadores. De ahí se podría decir que lo mismo se traduce a la sociedad en general. Acabamos de tener un gran catalizador a consecuencia de los recientes eventos naturales que han puesto a prueba la capacidad de unidad y solidaridad del pueblo mexicano. Hoy más que nunca se tiene que aprovechar esta inercia para que este efecto no quede en un mero simulacro de unidad, sino más bien que sirva de cimiento para una conducta habitual… Y YA QUE HABLAMOS DE ACTORES Y RESPONSABILIDAD, desde ayer inicio la organización del proceso electoral ordinario y con tantas cosas que se han venido generando, que Dios nos agarre confesados a todos, porque en el posicionamiento de los representantes de partidos políticos, nadie le dio una cordial bienvenida al IEPCT con esta nueva responsabilidad, porque aunque ya tres se fueron, los que entran al relevo, ya fueron raspados, diciéndoles que no tienen ninguna garantía de ser totalmente ciudadanos. El caso es que serán 9 largos meses, como si fuera a ser un parto, los que tendremos del 1ro de octubre al 1ro de julio, día de la elección, para ver si el IEPCT aprendió de los errores cometidos en el 2015 y se ponen a la altura para organizar un proceso electoral que de confianza a la ciudadanía, genere credibilidad con los partidos políticos y sus candidatos, pero más que eso, se realice conforme a la ley, porque no queremos imaginar lo que pueda suceder si esto se sale de control, o peor aún, nos lleve a un escenario de anulación, porque como es mucho lo que tenemos en juego, muchos candidatos y sus partidos posiblemente esa sea su apuesta, sin importarles la estabilidad política, económica y social del estado.