COMENTARIO A TIEMPO

Por Teodoro Rentería Arróyave

 

LA DEMOCRACIA Y EL NEOFRANQUISMO

 

PRIMERA PARTE

 

La brutalidad del neofrnquismo, fraguado por el gobierno central español del derechista Mariano Rajoy, se dejó sentir en el Referéndum Independentista de Catalunya, hecho que lo marcará por siempre, puesto que no existe explicación válida de evitar la expresión misma de la democracia con cargas policíacas.

 

Cargas policías contra los ciudadanos sufragantes que en filas impresionantes de asistencia, esperaban la apertura de los centros de votación, mismas que hasta el cierre de esta entrega se elevan a más de 850 heridos y contusionados, muchos de ellos de gravedad.

 

Amo a España por nuestras raíces y por la cultura que nos heredó y que ahora nos intercambiamos como países y entre peninsulares y mexicas; sin embargo, a pesar de los versos de Juan de Dios Peza, cuando afirma: “yo como Quintana ha dicho, crímenes son del tiempo y no de España”, repudio a la España de los hombres de la Inquisición y desde luego a la España de esa horda del franquismo con el liderazgo de su sanguinario “el generalísimo” Francisco Franco Bahamonde.

 

Amo a Catalunya, por su pujanza y desarrollo en todos los órdenes, sobre todo en su economía, en la ciencias, en fin en su gran cultura, que le ha permitido ser una de la regiones más liberales de Europa.

 

A esa Barcelona que el Día de San George, en que a la par se celebra la Feria del Libro, se inunda de seres humanos de todas las edades para comprar libros, no chácharas o cerveza o vinos, libros de todos los temas y de todas las naciones y de todos los idiomas sin ninguna clase de censura.

 

Eso es precisamente lo que ofende el gobierno centralista neofrnquista que desde Madrid a toda costa quiere imponer su criterio y su sin razón.

 

También amo a Catalunya por su abierta oposición a la realeza. Ya en algunas ocasiones hemos sostenido que la Corona es tan rancia por sus excesos y concupiscencias que si no fuera por la seriedad del tema, tal parece un Reino de opereta, por algo el palacete que aún ocupa el desprestigiado rey vitalicio, Juan Carlos se llama “de la Zarzuela”.

 

En todos los foros y en todos los tonos, y los mandatarios se ponen circunspectos cuando lo dicen, que “la democracia es el sistema, imperfecto aún, pero es el mejor que ha inventado la humanidad”, de ahí se desprenden nuestra repulsa al gobierno derechista y centralista de Rajoy.

 

Si la democracia es la más legítima expresión de los pueblos para vivir en civilidad, por qué un gobierno evita que se manifieste. Por qué un Tribunal Supremo, niega la decisión en las urnas de un pueblo. Por qué a cambio de respetar la expresión de la democracia la reprime con cargas sangrientas policiacas.

 

Sólo hay una repuesta, porque ese gobierno de Mariano Rajoy, es y representa el más acabado y absurdo neofranquismo. Repudiarlo es poco y máxime con sus mentirosas declaraciones para justificar su asalto a la democracia y la embestida al pueblo al pueblo inerme.  CONTINUARÁ.