CÁBALA

Daniel Castro Jiménez

 

¿Tlatelolco legislativo?

 

¿Se imaginarían ustedes a Carlos Slim hablando de pobreza y necesidades sociales como propias?

Pues más o menos me sentí el pasado martes en el Congreso local, cuando escuché a dos legisladores locales – María Luisa Somellera Corrales y Martín Palacios Calderón- con “sus ideales revolucionarios” del movimiento del 68.

La gran revolución cultural, económica y política que originó la lucha más importante del siglo pasado fue sacrificada en una retórica de dos cuartillas, sin más sentido que tribuna y farsa.

Ambos, pasaron por alto los movimientos estudiantiles que sacudieron al mundo ese fatídico año, el de Francia que orilló a De Gaulle a renunciar; el asesinato del líder Martín Luther King y su triunfo por los derechos civiles; las protestas contra la guerra de Vietnam y el servicio militar obligatorio; las grandes manifestaciones de Berlín, París, Chicago y Londres; las protestas en Alemania, de Rudy Dutschke.

“Dos de octubre no se olvida” fue lo menos escabroso que pude reconocer en dos legisladores que se pasean los domingos por Altabrisa y usan Channel número 5; lejos del hambre de los que defienden, y muy cerca del poder que da fuero con dieta de 50 mil pesos.

Políticos de izquierda, que cobran con la derecha pero que se bañan en el poder político, como Enrique González Pedrero -señalado como uno de los principales traidores del movimiento estudiantil- y premiado 14 años después con una gubernatura que continúa disfrutando con cargo al erario.

Sin conciencia en la lucha de las masas, de la batalla cultural de los jóvenes y las mujeres por romper con el autoritarismo, desconocieron a Sartre y su existencialismo; al Che y su humanismo; China y su maoísmo; Bakunin y su anarquismo; y solo me hicieron reconocer como viven los marxistas de dinero; como el original, que escriben del proletariado, pero mueren ricos.

Los héroes caídos del 68 se están pues olvidando, los ideólogos del país cambiaron su lucha por domesticados cargos públicos muy bien remunerados.

Un minuto de silencio.

Kybalión.- La reunión secreta para pactar la sustitución de José Eduardo Rovirosa Ramírez, al frente del ayuntamiento de Macuspana fue un rotundo fracaso. No solo en la casa “azul”, hasta en la “chica” se están dando hasta con la cubeta.

El todavía alcalde, pretende apoyar desde el poder a su nuevo jefe Daniel Alejandro Torres Hernández – actual secretario del Ayuntamiento-, quien desde el pasado fin de semana ya actúa como tal, disponiendo hasta de la “caja chica” que antes servía a rovirosistas.

En contrapropuesta, los regidores “aliados” a “Cuco” proponen como sustituto al regidor Felipe Feria Pérez, quien ha comenzado a reunir a líderes sindicales, delegados municipales y hasta pactar con regidores contrarios, a fin de lograr ocupar una silla que está más descontinuada que las monedas de 20 pesos.

La vía alterna seria en el Congreso, por medio de un concejo municipal.