DE CARA A TABASCO   

RUBÉN ARCEO PÉREZ

 

* ¿CÁRCAMO EN EL OSF?

 

El Congreso  ha mostrado claramente de que no confía en el trabajo del titular del Órgano Superior de Fiscalización en Tabasco.

Se han manifestado en el Congreso acusaciones  en contra del alcalde de Macuspana, cuyo nombre no pronuncio para que no me apeste la boca.

Se habla de observaciones de más de 290 millones de pesos, situación  de que debió de atender de inmediato y despejar o aclarar José del Carmen López Carrera, titular del OSF.

Se ha llegado  a  tal grado que quien debe de auditar,  será auditado.

Ello nos señala, de que no han confianza y menos credibilidad.

Esta acción, costará dinero al pueblo de Tabasco, pues esa auditoría, al auditor superior de fiscalización, no será gratuita

Aquí bien podría tomar una acción   que no dañe los recursos del estado.

Si se llegan a encontrar  irregularidades y anomalías que esa auditoria la pague con su patrimonio José del Carmen López Carrera.

Pero si no la hay, que la paguen con sus recursos o patrimonio, quienes pidieron y promovieron esa auditoría

Desde hace meses o desde el año pasado, se ha denunciado irregularidades en Macuspana, incluso se ha llegado al grado de interponer una demanda ante la PGR.

¿Contubernio del OSF o de la Legislatura?

Lo que sí es un hecho es que tanto la actual legislatura como el OSF, tienen un descrédito social.

Es importante señalar  para irresponsabilidad en que han caído ambas instituciones.

Hay que señalar que el OSF, no es para que le componga las cuentas a ningún alcalde o se las maquille.

En este caso, vemos que el tiro le está saliendo por la culata a López, a quien se le ha señalado de tener demencia senil por el legislador Lizárraga.

Los regidores, han denunciado que ellos se niegan a firmar para no avalar lo que sucede en Macuspana  y sin embargo, en el OSF no pasa nada.

Macuspana puede ser solamente uno de los problemas que se encuentren de inmediato.

Independientemente, el daño ya está hecho.

*Deben los alcaldes salir al paso de las denuncias hechas por comerciantes o empresarios, en el sentido de que se les cobra derecho de piso.

No hacerlo, significa que aceptan que así es.

Los cobros por impuestos o derechos están contemplados en la ley o no por ocurrencias.