• Virus de independientes
  • Chocolate Wolter, orgullo tabasqueño

 

¡VAYA, VAYA, VAYA! NO CABE DUDA QUE EL TEMA DE LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL SE ESTÁ convirtiendo en algo así como la Carabina de Ambrosio, en un show cómico, mágico, musical. Pues iniciamos esta semana con la noticia de que a la fecha existen ya registrados por lo menos 40 aspirantes ¡independientes! Más otros 38 que aún están en la etapa de revisión de requisitos. ¡Ahora resulta! ¿No será que es algún virus como el dengue, el zika, la chinkongunya o la conjuntivitis? Pero, más allá de eso, nos preguntamos si el hecho de que haya tantos registrados será  bueno o será malo o si es simplemente una perversidad más de los grupos políticos con la intensión de meterle ruido al proceso con fines de desviar la atención. Aunque cabe mencionar que el asunto para nada es tan fácil como levantar la mano como una mera payasada, pues posterior al registro ante el Instituto Nacional Electoral, se da inicio a un plazo de ciento veinte días para recabar 866 mil firmas que sirvan como aval ciudadano y es ahí precisamente donde como dicen coloquialmente, tuerce la tunca el rabo, porque es donde se les cae el teatro a muchos. Recordemos que hay algunos  que desde hace más de un año vienen manifestando su intención de participar de manera independiente en la contienda  por la presidencia, como es el caso del periodista Pedro Ferris de Con, el abogado y economista Armando Ríos Piter, hasta la recién autoproclamada independiente  Margarita Zavala, quien recientemente abandonó las filas del Partido Acción Nacional, institución que le diera cobijo durante más de 3 décadas. Los comentarios en torno a este fenómeno son sin duda polarizados, pues hay quienes aseguran que este comportamiento habla del hartazgo que existe en torno a las figuras de las organizaciones políticas que a la fecha carecen de calidad moral ante la ciudadanía. Y cómo no caer en ese hartazgo cuando a pesar de las inclemencias por las que atraviesa el país, continuamos viendo actores políticos que continúan actuando con rotunda incongruencia y falta de sensibilidad social. Ahí tenemos el nuevo escándalo del senador priista Emilio Gamboa Patrón, quien saltó de nueva cuenta a los reflectores por dos atrocidades, la primera, por interrumpir los entrenamientos del equipo femenil que se prepara para participar en el campeonato mundial de tiro con arco, para que el señorón abordara un helicóptero, ni más ni menos que propiedad de la Fuerza Aérea Mexicana, que usó para trasladarse a  jugar golf, siendo esta la segunda aberración. Recordemos que apenas hace un año, en octubre del año pasado, este señor fue blanco de múltiples críticas por haber aterrizado de manera ilegal en uno de los atolones pertenecientes al área natural protegida conocida como Arrecife Alacranes, causando daños no solo a la isla si no a embarcaciones que se encontraban en el lugar, donde este personaje abordó un yate que lo esperaba. “Fue un error que el helicóptero nos haya bajado ahí y lamento que esto haya sucedido.” fueron las vanas y cínicas palabras que el político priísta uso  para “enmendar la prepotencia de estos actos. En aquella ocasión argumentó que  el suceso se debió a que atendió la invitación de su amigo Emilio Díaz Castellanos, para pasar el fin de semana en la Isla Alacranes,  por lo que se trasladó en un helicóptero que el empresario  Díaz Castellanos rentó para llegar al lugar mencionado y de ahí abordar el yate propiedad de su amigo. En esa ocasión se hablaba de un helicóptero rentado, pero ¿Y Ahora que es una aeronave propiedad de la Fuerza Aérea Mexicana asignada al Estado Mayor Presidencial. Hay que recordar que en 2015, David Korenfeld, quien se desempeñaba como director de la Comisión Nacional del Agua se vio obligado a renunciar, luego de haber sido exhibido por hacer uso de un helicóptero propiedad de la dependencia federal, para fines familiares. “Cometí un error inexcusable al utilizar un helicóptero de la Conagua para transportarme al AICM. Ofrezco por ello una disculpa pública”. Por lo menos este tuvo la congruencia de renunciar, pero ¿Y el tal Gamboa? Como dicen por ahí, el horno no está para bollos, pues  el presidente Peña Nieto atraviesa por un momento más complicado en el que se juega el pellejo sobre la parte más filosa de la navaja, y que con situaciones como esta, derriba los pocos naipes que había formado derivado de la atención a damnificados de los terremotos.  Y es que este tipo de acciones, sin duda hieren la susceptibilidad del electorado, que refrenda la percepción de corrupción que impera al interior del gobierno federal, dando herramientas para empedrar propuestas como las que encabeza el líder morenita Andrés Manuel López Obrador, quien ha bautizado a todos estos personajes como la “Mafia del Poder”. Hacia abajo, las cosas simple y sencillamente van de mal en peor, pues como lo mencionábamos la semana pasada, hay grupos de políticos que en su afán por buscar reflectores, la semana pasada hacían un llamado a la unidad pero ni si quiera había terminado la semana cuando empezó a trascender que uno de esos personajes abandonaba las filas de ese partido, para luego aclarar que no renunciaba, que solo se hacía a un lado ¿¿¿¿????. No pues ni cómo ayudarlos. En fin, así las cosas en los rumbos de la política. Mientras muchos están como aves de carroña, buscando  conseguir hueso a costa del erario, existe un muchos empresarios que continúan pujando por sacar adelante la economía y que envergad da gusto enterarse de noticias como la que protagoniza una marca ampliamente reconocida en Tabasco como lo es Chocolates Wolter, luego de haber sido galardonado con una medalla de oro en el International  Chocolate Awards celebrado en Londres, Inglaterra. Esto sin duda habla del fuerte trabajo que hacen los empresarios no solo por recuperar el campo sino también el fuerte empeño que ponen en la industria de la transformación, como en este caso lo es el legendario cacao tabasqueño, ahora ya avalado por la Denominación de Origen que fuera obtenida en recientes fechas ante las gestiones hechas por el gobierno del estado. Es precisamente en estos momentos en que toda la atención, todos los esfuerzos y muchos recursos deben ser enfocados al rescate del campo y la industria de la transformación, pues se tiene el talento y las bondades de la tierra pero si no se respaldan estas iniciativas, tan solo quedaran en destellos y chispazos. Sobre todo, hay algo que los políticos deben aprender, y es el hecho de que los apoyos y las acciones deben de ser incondicionales y sin tintes políticos, porque es justamente en estos tiempos de transición donde muchos utilizan estos temas como estandartes políticos pero poco voltean a ver una vez obtenidos los puestos y  es ahí donde radica la verdadera esperanza de reactivar la economía de nuestro estado.