SHISHITO

Francisco Gómez Hernández

 

Desarrollo con justicia social contra la pobreza

 

Para garantizar un desarrollo humano y social digno, el gobierno mexicano debe proveer a toda la población, oportunidades igualitarias en materia de acceso a la vivienda, la salud, la educación, servicios básicos y sobre todo fuente de empleo. Lograr este objetivo de desarrollo requiere no sólo de políticas públicas, sino de compromiso social, desde los que proponen las prácticas adecuadas para el sostenimiento de estas políticas, hasta de quienes se vean beneficiados ejerciendo sus derechos como ciudadanos.

Para generar esta movilidad social, es necesario incorporar el factor productivo como componente de esta política social, con lo que se podría aminorar la desigualdad que existe en México. Pues más del cincuenta por ciento de mexicanos, carecen de lo mínimo o necesario para satisfacer sus necesidades, generándoles no solo desventajas sino un alto nivel de frustración, lo que a su vez frena cualquier intención de compromiso e integración social.

En los últimos meses se ha trabajado fuerte para articular programas que vinculen todos y cada uno de los sectores involucrados en las actividades productivas del país, desde las instituciones educativas formales, pasando por aquellos grupos destinados a actividades sociales, como organizaciones de la sociedad civil, hasta llegar a cámaras de industria, confederaciones patronales o gremiales y sectores productivos y de gobierno. Creo que la relación entre cada uno de estos participantes del desarrollo económico debe ser estrecha y dar una sinergia que propicie el acotamiento de las brechas de desigualdad.

No solo es un asunto del gobierno federal, sino que corresponde a los gobiernos estatales y municipales, hacer la parte que les corresponde, elaborar políticas públicas de acuerdo con las necesidades de la gente, como referente de todas las acciones de la política social, que genere condiciones de piso mínimo de justicia social, que no es altruismo ni generosidad, es elemental justicia de responsabilidad, en donde el Estado ha fallado para generar condiciones de equidad.

En Tabasco, el gobernador Arturo Núñez Jiménez aun con los recortes presupuestales, avanza en un desarrollo social justo para los tabasqueños, por lo que a diario en las giras que realiza por todos los municipios del estado, de cara al quinto informe de gobierno, inaugura obras sociales, como el pasado martes en Tacotalpa donde puso en servicio escuelas dignas y mejor equipadas, sistema de agua potable, mejoras de caminos, espacios deportivos adecuados y vivienda para los desamparados, En Tabasco expresa el gobernador “damos una lucha decidida para un desarrollo social justo que disminuya desigualdades pobreza y marginación”.

Y la pregunta es, hasta cuándo habrá un verdadero desarrollo social en México en el que estén incluidos todos los mexicanos pobres -la mayoría- que ya no ve con la que pierde, que llegue a tener una vida digna, y que haga de cada individuo escalar en sus condiciones de calidad de vida, lo que dictan los acuerdos internacionales de los Derechos Humanos y, nuestra propia Constitución.

Correo shishito_50@hotmail.com.

Twitter: @shish_tabasco

Facebook: Shishito – Noticias de Tabasco para el mundo

Blog: http://shishito-noticiasdetabasco.blogspot.mx