Guayabazo

Manuel García Javier

guayabazo@hotmail.com

 

Le comieron el mandado

Cuando se pensaba que todo lo había ganado, porque tenía todo en sus manos, se dio cuenta que todo lo había perdido… ¡le comieron el mandado!. Es un caso de la vida real que le acontece a nuestra flamante diputada, Georgina Trujillo Zentella, quien no ha hecho ni el más mínimo intento de solucionar el problema ante las instancias correspondientes para que la Comisión Federal de Electricidad autorice el cambio de tarifa para Tabasco de 1-B y 1-C a la 1-F que es la de menor costo.

Caso contrario, sus oponentes, Candelario Pérez Alvarado, Oscar Ferrer, Héctor Peralta y Elio Bocanegra Ruiz, unidos con la diputación perredista tabasqueña, lanzaron una iniciativa en la Cámara Baja, para que se modifique la Ley de Ingresos 2017, a fin de condonar el adeudo histórico de energía eléctrica de los tabasqueños, que es de 10 mil millones de pesos, e implementación de una tarifa justa para la entidad.

No entendemos por qué la legisladora en mención –por cierto aspirante a la candidatura priista a la Gubernatura tabasqueña— no hace uso del poder que ejerce en el ámbito nacional para apoyar a sus paisanos, que atraviesan en la actualidad una delicada situación económica.

Sabido es, que posee cargos de suma importancia, como la de vice vice presidenta de la Junta de Coordinación Política de la H. Cámara de Diputados federal; presidenta de la Comisión de Energía de la H. Cámara de Diputados; amiga del secretario de Energía; amiga del presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, ex director general de la CFE, y secretaria adjunta del CEN del PRI.

Claro está, por ello se jacta en decir que es: muy amiga de todos ellos, conocedora de la administración pública federal, estatal y municipal, una mujer preparada para gobernar y comprometida con Tabasco, entre otras declaraciones de la misma.

¿Cuál compromiso? que no lo vemos por ningún lado. ¿Por qué no ha hecho equipo con Liliana Madrigal y Pilar Córdova para defender el proyecto del cambio de tarifa de la CFE para Tabasco?. Porque sólo la hemos visto aprovechar la alta tribuna para reconocer que en cuanto a la reforma energética, que Pemex ha registrado en los últimos tres trimestres ganancias por 198 mil millones de pesos. ¿Y qué con eso? ¿Va Tabasco a recibir alguna ganancia de ello?.

Porque en nuestras narices los yucatecos ya consiguieron, sin alardear de tantas amistades y títulos en la aristocracia política, una nueva tarifa de la CFE: El diputado Moisés Rodríguez Briceño, impulsor del punto de acuerdo, lo dijo contundentemente en la tribuna del Congreso: La tarifa para Mérida, Yucatán ha sido reclasificada. Pasará de 1-B y 1-C a 1-D.

La diferencia de todo esto, es que los yucatecos están dedicados a trabajar juntos a favor de su estado y la presunta abanderada del tricolor está en permanente campaña, pero con ninguna gestión de importancia para su estado, porque considera que las solicitudes de sus homólogos son “demagógicas”.

Pero volviendo a la petición perredista, el propio gobernador Arturo Núñez asentó en el mes de septiembre, que es loable el propósito de ‘borrón y cuenta nueva’, pero no le ve viabilidad, porque si lo pide Tabasco, lo van a pedir los 31 estados de la república, pero –dijo– no hay peor lucha que la que no se hace.

Recordamos que en el sexenio de Andrés Granier Melo se logró el llamado Acuerdo Solidario Compensatorio por Tabasco (con caducidad a cinco años), en el que se renegoció la deuda… Pocos acudieron a firmar convenios, porque los consideraban “leoninos”.  En cuanto a la aplicación de tarifas preferenciales, se consideró como uno de los elementos esenciales el factor humedad y sí ayudó en mucho a la economía de los tabasqueños porque se pasó de las tarifas 1-B y 1-C a la 1-E con un subsidio local del Gobierno estatal y un apoyo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Todo ello venía especificado en los recibos correspondientes de la CFE.

Claro, la prensa publicó a ocho columnas que Felipe Calderón y Andrés Granier habían marcado el principio del fin de la resistencia civil, concluyendo con ello un conflicto de muchos años provocado por Andrés Manuel López Obrador, que generó adeudos por más de 3 mil 100 millones de pesos y provocó el más grande obstáculo para detonar las inversiones en la entidad.

El ‘borrón y cuenta nueva’ se considera una utopía, por el historial que registra. Sin embargo, la aplicación de tarifas justas para Tabasco es posible que fructifiquen, claro, sin la participación de la presidenta de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados y de los legisladores del Revolucionario Institucional. Luego entonces: ¿En qué nos beneficia a los tabasqueños tener una legisladora con tantos nombramientos rimbombantes?… Nos leemos en la próxima.