CHAPALEO

         Pretextos de grilla

          Por: Samuel García Villegas

          master_villegas@hotmail.com

 

DICEN LOS que saben de este negocio  que además del saludo político zalamero que solo se da cada tres o seis años en los cafés, restaurantes o sitios de mala muerte, o sea el de “¿hola hermano cómo estás? o “qué bien que te encuentro, necesito platicar  contigo”, hemos entrado  en la época conocida como el de  “pretexto de grilla”

LO PRACTICAN aquellos personajes que hoy ocupan un cargo administrativo o de elección popular y ven con tristeza como se acerca  el  fin de su acomodada existencia, por lo que  aprovechan cualquier motivo para hacer acto de presencia; o ellos mismos los convocan, cumpleaños, rezos,  bautizos, bodas, sepelios, etc. Cualquier evento es bueno para  que los vean.

Y QUÉ bien porque es  una buena oportunidad para los propietarios de palapas que las rentan a cada rato, lo que quiere decir que ese tipo de reuniones no son para reunir  la familia sino para hacer grilla.

TODAVÍA LA semana pasada un grupo de damas llevó a cabo un Foro sobre la lucha contra el cáncer de mama ¿y qué creen? ahí estuvo uno de esos personajes que buscan reflectores, llegó al evento puntualito y lanzó un discurso sugiriendo que los centros de salud comunitarios sean bien atendidos por médicos, equipo y medicinas suficientes.

NO ES posible, les dijo, seguir permitiendo que la gente se traslade de sus centros de población a la ciudad de Villahermosa en busca de servicio médico. ¿Pretexto de campaña?

SEGURAMENTE ESTE evento fue convocado por él. Solo faltó decirles, si votan por mí  se los cumpliré.

COMO ESTE hay una  infinidad de suspirantes, como aquel empresario ganadero afiliado a la CNOP que en vez de hablar de  ganadería, se convirtió en vocero de los avicultores proponiendo acabar con el mito de que el colesterol es provocado por el consumo de huevos. Afortunadamente este es más modesto y dice que su sueño es  ser diputado federal.

Y CLARO que hay más, mucho más pero por hoy me voy no sin antes comentarles que son muchos los suspirantes que están dispuestos a sacrificarse por su pueblo. Desafortunadamente para ellos su pueblo ya los conoce. El que traiciona una vez, traiciona siempre.