COMENTARIO A TIEMPO

Por Teodoro Rentería Arróyave

 

 

VÍCTIMA O MENTIROSO

 

Después de conocer de viva voz las declaraciones de los líderes partidistas opositores en el Senado de la República, quienes nos resultaron menos rijosos en sus expresiones que lanzaron apenas conocido el cese fulminante del fiscal especial para la Atención de Delitos Electorales, FEPADE, abogado Santiago Nieto Castillo, es de preguntarse ¿sí estamos ante una víctima del poder o de un reverendo mentiroso?

 

De ninguna manera es de extrañarse la actitud de ponderación de los señores senadores, en primer término, porque las primeras expresiones fueron vertidas a bote pronto, hoy conocen más a fondo la situación en la que se mueve el escándalo del despido, que cuando menos olía a “sospechosismo”, como dijera el “clásico”.

 

Antes de entrar en materia, es de apuntarse que el escándalo fue propiciado por el propio encargado del despacho de la Procuraduría General de la República, PGR, abogado Alberto Elías Beltrán, puesto que ninguna necesidad tenía de actuar con la precipitación con la que actuó.

 

La situación del país, por todas las causas conocidas y más en tiempos electorales, que son de pronóstico reservado, no está para bollos, dice el refrán.

 

Nada le costaba al subprocurador encargado del despacho, anunciar que su subalterno estaba siendo investigado por las declaraciones vertidas al diario Reforma, respecto de una carta que le envío, vía abogados, el ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Ricardo Lozoya Austin, en la que acusaba según el ahora ex funcionario, que el despedido lo conminaba a exonerarlo sobre los sobornos del complejo brasileño Odebrecht.

 

La situación se le complicó a Santiago Nieto, cuando el mismo Lozoya hizo pública la carta de referencia en la cual en ningún párrafo le pide la exoneración alguna, sino una investigación basada en derecho. Y ahora asegura que los demandará penalmente.

 

En conclusión, eso lo tendrá que dilucidar el Senado de la República, que desde la víspera la Junta de Coordinación Política discutió la forma en que abordará el problema, que se torna más político que técnico, a tal grado que la propia Comisión Nacional de Derechos Humanos, ha solicitado que no lo politicen. Hoy lo decidirá en votación secreta.

 

Esperemos que toda la actuación de los legisladores tenga como premisa el derecho y se base en la verdad de los hechos, en esas condiciones, sabremos si el abogado Santiago Nieto Castillo es una víctima más del sistema o un mentiroso más de la alta burocracia.