Corte de Caja

José Martínez


Candelario, cuidar su futuro, o quedarse en el pasado 


Candelario Pérez Alvarado no se presentó a la cita que la Comisión de Jurisdicción le hizo, donde tendría que responder a una demanda interpuesta por José de la Cruz Rueda, secretario general, razón que dio entrada a ordenar de manera inmediata su destitución como presidente local del PRD, convocando a sesión del Consejo Político para determinar un dictamen, el cual dará resultado en los primeros días de noviembre.

Candelario, quien pertenece a la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN), que en Tabasco encabeza Juan Manuel Fócil Pérez, entró en el terreno de la medición de fuerzas y la confrontación. Precisamente Fócil hace unos días se fue con todo contra el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), en el afán de salir a defender el espacio que ocupaba Pérez Alvarado. También lanzó una inusual advertencia -casi amenaza- contra el gobernador Arturo Núñez. Hecho insólito que sólo enturbia más el ambiente político.

Los representantes de la citada comisión coincidieron que no existe violación de los derechos del también legislador federal, que su tiempo se terminó legalmente y que es necesario relevar al Comité Ejecutivo Estatal. Cuestión de leyes y reglamentos.

Candelario Pérez ha declarado que las intenciones de darle de baja como presidente del partido es ilegal. Sin embargo, él mismo había dicho públicamente que su mandato terminaba el 27 de octubre y que entregaría la Presidencia. Ahora se aferra al cargo.

El mensaje que trata de dar es mantener el poder bajo la consigna de víctima, sobre todo cuando se refiere a que es él quien convoca para estar unidos, pero por debajo de la mesa mete las zancadillas. Resulta obvio también que quiere asegurarse la candidatura a la alcaldía de Centro y apoyar hasta donde pueda las aspiraciones de Fócil a la gubernatura o por lo menos para negociar el máximo de posiciones.

El señalamiento hacia Candelario es que debía atender el partido, pero en su afán de conquistar la presidencia de Centro la olvidó, y entre sus pocas asistencias como diputado local al Congreso de la Unión se fue enredando en los tiempos hasta que los militantes se dieron cuenta; pero además enfrenta un reclamo por la falta de rendición de cuentas sobre los recursos del PRD. No sería sorprendente que una indagación sobre sus bienes resultara en gran sorpresa.

Candelario debe pensar no en el librito de Juan Manuel Fócil sino en el suyo propio, porque tiene la oportunidad de salir como un dirigente que simplemente se le cumplió su ciclo y debe tomar otro camino. La otra alternativa es que salga por la puerta de atrás, descalificado, sin calidad moral para seguir avanzando en el camino político, perdiendo el sueño, quizá, de otro escaño.

Nadie puede actuar por él. Tal vez sea hora de un desmarque, porque los reclamos de Fócil Pérez al propio gobierno demuestran signos de una desesperación por continuar en el poder, y mantener a su delfín estos dos meses, periodo donde se tomarán algunas decisiones importantes, como saber quién abanderará al PRD para la gubernatura de Tabasco en el 2018.

Ya no se puede hablar de enfrentamientos de tribus, más bien le toca mirar por su futuro. Lo que se puede apreciar es que en sus manos tiene la decisión, no la de tratar de estirar una liga, cuando aún le falta saber de jugadas en el tablero de ajedrez político.

HABERES

ANTE LA INQUIETUD de los profesores e investigadores de la UJAT, José Juan Sosa Ramos, dirigente del SPIUJAT, sindicato de la Máxima Casa de Estudios, se comprometió a estar pendiente de las negociaciones del rector José Manuel Piña, para que a los trabajadores les paguen en tiempo y forma sus salarios. Dijo que ha acompañado a las autoridades universitarias en algunas gestiones y que está enterado de la integración del presupuesto para este año.

INTERESANTES aclaraciones y puntualizaciones hicieron los secretarios de Gobierno, Gustavo Rosario, y de Finanzas, Amet Ramos, en el programa Tabasco en la Ruta, de la Corat.