Guayabazo

Manuel García Javier

guayabazo@hotmail.com

 

Administración de logros

El Premio de Administración Pública 2017 ‘Mario Trujillo García’ otorgado por el Instituto de Administración Pública de Tabasco al Doctor Alejandro Carrillo Castro, es bien merecido, porque conlleva medio siglo de logros en materia administrativa del connotado mexicano.

La presea, fue entregada por el propio gobernador, Arturo Núñez Jiménez, quien desde los años 70s del pasado siglo alternó con el distinguido maestro cuando ocupó los cargos de Director General de Estudios Administrativos de la Secretaría de la Presidencia de la República y secretario general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), precisamente en el sexenio del gobernador Mario Trujillo cuando éste fungía como secretario particular y después como coordinador del Comité Promotor de Desarrollo del Estado de Tabasco (COPRODET) y como representante de la Secretaría de la Presidencia en la entidad.

Junto con Carrillo Castro, otros tres distinguidos tabasqueños recibieron la distinción administrativa, entre ellos Baldemar Hernández Márquez galardonado por Docencia e Investigación.  El jalpaneco, con excelente historial administrativo y docente en la entidad, es doctor en Ciencias Políticas y Sociales, maestro en Ciencias con especialidad en Economía Agrícola, miembro del Sistema Estatal de Investigadores y catedrático de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT).

Baldemar ha escrito libros, ensayos en materia periodística y algunos que tienen que ver con la modernización agrícola, pero sobre todo, las experiencias que vivió en el sexenio de Enrique González Pedrero, como secretario de Desarrollo y coordinador estatal del Instituto Nacional Indigenista, donde tuvo la oportunidad de alternar con el licenciado Andrés Manuel López Obrador y de conocer a fondo los programas de ‘Crédito a la palabra’ y los llamados ‘Camellones Chontales’. Además de ser partícipe en la implantación de los llamados Centros Integradores, que permitieron una ordenada planeación democrática y unidad en las comunidades del Estado.

El sexenio trujillista se distinguió por afianzarse en materia de administración pública y fue en esos tiempos cuando se creó el Instituto de Administración Pública de Tabasco, que dirigieron inicialmente el entonces Oficial Mayor de Gobierno, Pedro Javier Reséndez Medina (Q.E.P.D.) junto con Arturo Núñez, quien, 40 años después, logró su sueño anhelado de gobernar su Estado natal. Hoy lo hace echando andar sus experiencias y con el objetivo primordial de afianzar un gobierno sólido, con una administración que se distingue por modernizarse y tener funcionarios que hoy contribuyen a elevar la calidad de las instituciones y del servicio público.

En los últimos meses, el gobierno núñista ha impulsado acciones de profesionalización de servidores públicos, llegando a seis generaciones de maestrías y la primera en doctorado. Se ha avanzado y mejorado en la tarea de formación de capital humano, investigación, innovación, divulgación y consultoría para contribuir a un mejor servicio a la comunidad tabasqueña.

Se observa que el interés de Núñez es entregar un gobierno ordenado y, por esa razón, no está dispuesto a perder el tiempo en asuntos electorales que, cuenta aparte, es asunto de las autoridades creadas para ese fin. Por ello ha dicho que los procesos de 2018 no serán motivo de distracción para seguir cumpliendo a Tabasco, ni dejar de entregar resultados a la población.

En ese contexto, aseveró que su gobierno mantendrá un ritmo que le permita, hasta el último minuto de su mandato, continuar dotando a los tabasqueños de las obras y servicios públicos de calidad que merecen. “Vamos a continuar trabajando al servicio de nuestros gobernados; de ninguna manera, los que estamos en responsabilidades de gobierno, vamos a distraernos de nuestras tareas”, afirmó.

A ello se debe también que la semana pasada haya dicho en una gira de trabajo por el municipio de Emiliano Zapata, que le quedan 14 meses de trabajo intenso al servicio de Tabasco, por lo que en lo que resta a su administración seguirá entregando obras y servicios a favor de los tabasqueños y para que haya un mejor nivel en la calidad de vida de todos los habitantes.

En Cunduacán, refirió que un sello de su administración, es que no realizan obras de relumbrón, porque después no se utilizan y se echan a perder, sino obras que la gente necesita. De ahí sus declaraciones en el sentido de que “le apuesta a Tabasco”… Interesantes declaraciones que tendrán mucho qué ver con el proceso político-electoral que se avecina y que bien vale la pena reflexionar en ello.

RUMBO A LA EXCELENCIA

En los próximos días, la Universidad Alfa y Omega apertura cuatro maestrías, las que aunadas a las tres que ya se venían otorgando sumarán siete. Además de tres doctorados que iniciarán el mes de diciembre. Y no es para menos, basta con conocer la calidad académica con que la institución se desarrolla bajo la rectoría del Maestro Teófilo Cruz Guzmán, que garantiza que se está abriendo el abanico a mejores oportunidades de estudio para personas que ya cuentan con una experiencia laboral y es en Alfa y Omega donde tienen mayores oportunidades de superación profesional. Y sobre todo que cuentan con horarios flexibles a la clase trabajadora, al impartirse las maestrías los viernes por la tarde, y los doctorados los sábados por la mañana. Las maestrías a la disposición de los interesados son: Liderazgo Estratégico, Educación Inclusiva, Administración y alta dirección, Derecho Fiscal, Juicio Oral, Neurociencias, y la Especialidad en Terapia Familiar… Nos leemos en la próxima, Dios mediante… Más vale tener riqueza de corazón que tristeza de posesión.