Corte de Caja

José Martínez

Unidad, desafío de los partidos políticos

Cuando Alejandra Barrales tomó posesión en el 2016 como presidenta del PRD nacional dijo que sólo existía una sola ruta para ganar la Presidencia de la República, y se refirió a la unidad.
Antes, Agustín Basave -hoy diputado federal-, afirmaba que su paso de ocho meses por la dirigencia del PRD había sido muy duro, y confesaba que se encaró a una complejidad, porque en el partido existen varias corrientes, e incluso subcorrientes muy al interior, las cuales necesitan ser atendidas, y que la unidad entre ellas era muy difícil de conseguir.

De cara a las elecciones de 2018, el PRD busca formalizar el llamado Frente Ciudadano junto al PAN y MC, sobre todo, porque en su óptica, nadie puede llegar solo a la Presidencia.

Desafortunadamente, el sol azteca igual está en la vitrina donde sus militantes y cabezas de partido dejaron desde hace varios años de pensar y actuar en bien del instituto político.

Atrás quedó la formación de cuadros, los ideales, el interés por hacer del partido un ente fuerte, y que hoy se enfila más a los asuntos personales.

Ahora su ruta debería ser clara para avanzar hacia el objetivo que buscan, y respaldar a sus integrantes, sobre todo a los fundadores.

Aunque la unidad no debe condicionarse, tal vez como lo hizo en la pasada elección en el Estado de México Andrés Manuel López Obrador, cuando hizo un llamado a las izquierdas para unirse, “no es una amenaza, ni siquiera una advertencia: o están con el pueblo o están con la mafia del poder, así de sencillo, enfatizaba el líder nacional de Morena en un mitin.

Es decir, este partido señalaba que al final podría ir solo para el 2018.

Enrique Ochoa Reza, dirigente del PRI, en referencia a la unidad ha dicho que existe una amplia pluralidad de pensamiento, lo que es positivo para el partido, y eso crea un clima de cohesión entre los priistas.

La unidad le da fuerza al PRI, incrementa su diversidad, le da riqueza y lo hace un partido competitivo en la democracia mexicana, y si hay división, se le facilita el trabajo a la oposición.

Llamó a dejar atrás los agravios entre ellos, y bajo un balance, detalló que es urgente crear propuestas que lleven a ganar credibilidad, sin embargo, es precisamente la falta de unidad la que no permite que despegue con claridad.

El PAN por su parte, a través de Ricardo Anaya, igual utilizó el concepto en diversas ocasiones, una de ellas cuando Margarita Zavala anunció que dejaría el partido, y en un último esfuerzo por mantenerla dijo que debería prevalecer la unidad y la prudencia para no crear conflictos internos.

Falta entonces que los partidos apliquen el concepto y puedan construir su propia transformación, y puedan enfrentar los desafíos bajo sus propias fortalezas, con el fin de dar una competencia seria y responsable.

HABERES
EL INE anunció que será vigilante de los gastos de funcionarios que busquen una candidatura independiente. La lupa será para que no usen recursos públicos que los ayude a recolectar firmas de apoyo ciudadano.