ATARDECER POLÍTICO

 

 

– Encrucijada por parejo

 

– Unidad o descalabro 

 

 

 

RUMBO INCIERTO ES EL QUE han tomado los procesos internos hacia la selección de sus candidatos para la contienda por la gubernatura que habrá de llevarse a cabo el próximo 1 de julio. Por lo menos de los tres partidos con mayor posibilidad, refiriéndonos a Morena, PRI y PRD, no tienen nada seguro. Al menos así se para los dos últimos, pues  se han montado en una trifulca que lejos de favorecerlos, los desfonda. En el PRI, por ejemplo, estaban acostumbrados a que la figura del gobernador era quien tomaba las decisiones, quien daba la venia para designar candidatos y quien daba los manotazos cuando no se alineaban, pero hoy ante la falta de esta figura las cosas se les complican de sobremanera, pues nadie respeta a nadie y nadie se le suma a nadie. Máxime cuando la figura según posicionada, está montada en el caballo de la arrogancia que trata a la militancia como si fueran sus empleados, causando el descontento. De ahí que al menor movimiento vean moros con tranchetes. En el PRD, la cosa tampoco está tan planchadita como se esperaba, pues vemos como la división y el conflicto entre los grupos ha venido incrementando. Se han convertido en todos contra todos, quizás como parte de la confusión que genera que el gobernador sea respetuoso del proceso y se mantenga al margen de emitir pronunciamiento alguno en favor de alguno de los aspirantes. A final de cuentas, ha dicho que puede tener aprecios pero no favoritismos. Quizás en menor escala, Morena ha tenido que enfrentar sus propios demonios, consecuencias de ser un partido de reciente creación  que enfrenta por primera vez un proceso federal y estatal. Aquí su tema es que al haber aceptado de chile, de dulce y de manteca genera una confluencia de ideologías que en muchos casos se contraponen y generan ruido al interior de la militancia, que a estas alturas no debe de confundirse, pues queda claro que el mejor binomio que pueden tener es con Adán Augusto como proyecto para la gubernatura y Evaristo Hernández para la alcaldía de Centro. Pues hoy, por hoy, se puede decir que van lo suficientemente bien posicionados, como para venir a enfrascarse en trivialidades e intrigas. Peor aún, cuando el proceso inicia en poco menos de mes y medio. La temperatura de la galleta continúa en aumento y uno de los problemas principales es que muchos funcionarios públicos de diferentes niveles y gobiernos se enganchan con la garulla y se distraen de sus verdaderas obligaciones, frenando con ello el desarrollo y el progreso del estado, porque no atienden una cosa ni atienden la  otra. Ejemplo de esto es el Congreso de estado, donde se habla de que son realmente pocos los diputados que quedan trabajando pues más de la mitad ya anda atendiendo sus proyectos políticos. El que no anda tras una diputación federal, le tira a la alcaldía de su pueblo. Y como dicen, así nomás no se puede. Suena a locura, pero sabemos que si la gente se une se pueden lograr grandes cambios y es que nos referimos a que en nuestro estado estamos llegando a un punto en el que se tendrá que implementar una estrategia contundente en contra de todos estos chapulines que cobran por tres años o seis años, pero que trabajan menos de la mitad y quizás una buena estrategia podría ser que los políticos queden imposibilitados a participar en procesos electorales próximos al periodo que fueron electos. Porque no es posible que en el caso de algunos alcaldes, el OSFE  y los diputados hagan el cuento de  cada trienio con el tema de las cuentas públicas y absolutamente nada pase aún y cuando existan graves observaciones por millones y millones de pesos, pero eso sí, con toda desfachatez salgan a pedir el voto. Porque simple y sencillamente existe un vacío legal que los ampara, pues a decir de ellos mismos, no tienen ninguna capacidad de “reprobar” si no de “observar”. Que en todo caso corresponde al Órgano Superior de Fiscalización. En verdad hay muchísimos temas por atender. Por ejemplo, llevamos cuatro años con el tema de la recesión petrolera que ha provocado  el despido de más de 59 mil trabajadores y el cierre de un sin número de empresas que dependían de la industria del petróleo. Y pese a todo el caos que hemos visto, son pocos los funcionarios que hemos visto preocupados y comprometidos con generar proyectos que contribuyan a contrarrestar los efectos negativos que esta crisis ha provocado en nuestro estado. En ese sentido, retomamos una frase que dotará el líder morenista, Andrés Manuel López Obrador, hace algún par de años: “Solamente el pueblo es capaz de salvar al pueblo”. Es por ello que  nos dio mucho gusto, hace un par de días que platicábamos con Miguel de la Fuente, presidente de la Canaco Tabasco, que participaron en un enlace con China, donde se logró el acuerdo de llevar un catálogo de productos que nuestro estado podría exportar al país asiático y que este proyecto podría expandirse a otras regiones de Asia y Europa. Con lo cual se revive la esperanza para un gran número de sectores productivos que se han visto afectados por la fuerte crisis por la que atraviesa el país. Sin duda, se pueden lograr grandes cosas, pero se requiere de la incesante participación ciudadana, pero sobre todo, de tener la disposición de ver más allá de nuestras narices. Ahí tenemos el caso del famoso Buen Fin, que no es una mala idea, que tiene la intensión de incentivar el consumo local, pero la realidad de miles de familias es que no les permite salirse del presupuesto. Habría que ver  si se logra llegar a la meta esperada que habla de  dos mil millones de pesos en derrama económica.