DE CARA A TABASCO

RUBÉN ARCEO

 

* NO ES FERRARI, MÁS BIEN VOCHO    

 

Las acciones asesores  de los políticos, se pagan tarde o temprano

De ahí que hay acciones que se deben de cuidar y como señala la sabiduría popular, no hagas cosas buenas que parezcan malas ni malas que parezcan buenas.

Cada quien es responsable de sus actos.

Por eso, de  los llamados asesores, hay que tener cuidado y retomando su función, es sólo de opinar, pues la decisión final, le corresponde exclusivamente a quien los ha contratado.

Ello les evitará dolores de cabeza y más en estos tiempo, en donde parece que encaja muy bien el título de una de las obras de escritor Vicente Gómez Montero “CUANDO LAS HADAS SE VOLVIERON LOCAS”, si no estoy equivocado, en caso de estarlo, ruego disculpas por lamentable error.

El asunto de MEA CULPA a la cual pudo ser obligado el tal Ferrari, es tan sencillo como el hecho de que debe de ser despedido de inmediato.

Su origen y antecedentes laborales, son importantes para saber su confiabilidad.

El daño social ya está hecho y pretender aclarar mediante una carta no resuelve el asunto.

Lo más viable es que presente su renuncia al trabajo o encargo por el cual se le paga o bien que sea despedido de inmediato, pues muchas son las dudas de la posibilidad de una filtración, que le ha dañado.

En el primer caso, se requiere ser honesto y tener un poco de dignidad, ya no hablemos de honestidad.

No es una simple carta, lo que puede recomponer el daño causado.

Las redes sociales, son crueles para denostar, pero no para aclarar ni muchos menos para recomponer o resarcir ese daño.

No es con un MEA CULPA

Cierto es que lo más elemental,  que en un discurso se cite a quien ha pronunciado una frase o pensamiento.

El “consultor internacional” mostró que no tiene la capacidad para poder pensar, razonar  y poder escribir

El Ferrari se mostró como  simple VOCHO.

Aquí se cumple el dicho de un ex presidente mexicano NO TE PAGO PARA QUE ME PEGUES.

Y que conste que estoy mencionando que es frase de un expresidente si no estoy equivocado López Portillo