CHAPALEO

Por: Samuel García Villegas  

master_villegas@hotmail.com

 

 

 

De eso se Trata

 

CUANDO AL inicio de la jornada me enteré del interés y preocupación que existía por reactivar el campo tabasqueño llegué a pensar que sería cierto.

LASTIMA QUE sea hasta hoy, cuando ya es bastante tarde, casi al final del día me entero que aquella promesa se empieza a hacer realidad.

LOS PRODUCTORES de coco de la villa y puerto de Sánchez Magallanes, en la costa grande de Tabasco, se decidieron a cultivar achiote, un arbusto que encuentra de manera natural en estas tierras del trópico húmedo, su raíz.

SI DE rescatar el campo se trata, no hay nada más efectivo que reforzar su vegetación tradicional y no crear viveros hidropónicos que en estas tierras son una costosa aventura, afortunadamente pasajera.

LO INTERESANTE de cultivar achiote es que a las superficies sembradas por los productores costeños se suman cuarenta hectáreas en la Región de los Ríos y, algo más, se tiene garantizada la comercialización porque hay convenio con una empresa industrializadora de especias que adquiere toda la cosecha.

OFICIALMENTE SE sabe que quienes se dedican a este cultivo dentro de muy poco tiempo podrán obtener hasta quince mil pesos de utilidades con la cosecha obtenida en cada dos hectáreas, por lo que de ampliarse las áreas se hará necesario poner sus propias industrializadoras.

SI ESTE interés de rescatar el cultivo tradicional en el campo tabasqueño se hubiera puesto en marcha desde el inicio otro gallo nos cantara; tal vez ya no existiría el “Sigatoka Negro” en el plátano; la “Moniliasis” en el cacao ni el “Amarillamiento Letal” en el cocotero.

A LOS productores de coco hoy convertidos en achioteros se les dijo que este nuevo enfoque se hace para darle diversificación a los cultivos tradicionales y mejorar la economía de la zona. Lógicamente esto se logra gracias al interés de la gente del campo que sufre la falta de trabajo y eso los vuelve creativos, no porque sea idea de quienes hoy en busca de votos los voltean a ver.

Y CLARO que hay más, mucho más, pero por hoy, me voy, no sin antes comentarles que en su primera aparición en el escenario político por la presidencia le llovió feísimo a Meade Kuribreña. Cosas peores veredes, le dijo Don Quijote a Sancho Panza.