ATARDECER POLÍTICO

 

–       Efecto dominó

–       Riesgos innecesarios

 

COMO VASO CON TABLETA DE ALKA  SELTZER, EFERVECENTE… Así se está poniendo el panorama político no solo a nivel nacional,  pues también en territorio choco se truenan los dedos ante lo incierto del escenario. Vaya noche de domingo, luego de que como reguero de pólvora se diera a conocer que este mañana presentaría su renuncia José Antonio Meade Kuribeña, a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, renuncia que de buena manera fue aceptada por el Presidente Enrique Peña Nieto, toda vez que se habla de que las cartas ya habían sido barajadas sobre la mesa, luego de diversas reuniones sostenidas en la Residencia Oficial de Los Pinos. Y es que tampoco había mucho de donde escoger, pues en los últimos meses fueron decantadas las posibilidades que señalaban a Luis Videgaray o Aurelio Nuño, por lo que  opciones se limitaban a Miguel Ángel Osorio Chong y a José Antonio Meade. No había que quemarse mucho las neuronas para comprender las ventajas y desventajas de uno y de otro, puesto que el primero se habla de que es un hombre con mano firme, pero con muy mala imagen en la percepción de la sociedad, caso contrario con Meade Kuribreña, quien ha mantenido un perfil mesurado durante las últimas dos décadas, además de que es de los poco que pueden navegar con gran facilidad por la militancia tanto del PRI como del PAN, contrarrestando de esta manera el efecto que el venido a menos llamado Frente Amplio Ciudadano amenazaba con hacer. Como era de esperarse, la decisión tomada por Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, fue como la explosión de una bomba expansiva que tuvo repercusiones en cada uno de los rincones  del país en donde  se llevarán a cabo elecciones ya sea para gobernadores o diputados, pues sin duda alguna esto repercute directamente en la selección de los candidatos, principalmente para los que aspiran  a convertirse en mandatarios estatales. Aunque personajes pertenecientes a partidos como Movimiento Regeneración Nacional Aseguran que dicha decisión “ni les va, ni les viene” es evidente que es todo lo contrario, porque durante mucho tiempo se dijo que Andrés Manuel López Obrador era el que siempre punteaba en las encuestas, también quedaba claro que  era el único con la aspiración abierta, que prácticamente no competía  contra nadie, por lo que ahora, las cosas serán completamente diferente, sobre todo, por lo que  ha venido  haciendo eco, en el sentido de que, en el contraste de los perfiles de ambos personajes, se van  a polos extremos completamente. Por un lado, en la figura de Meade, se habla de un personaje perteneciente a una corriente tecnócrata falta de sensibilidad social, en contra parte muy lejana a la postura populista, demagoga y completamente sin una base económica, lo cual, genera inquietud y duda  en el sector empresarial no solo mexicano sino incluso en las grandes empresas  transnacionales que tienen  invertidas grandes capitales en nuestro país.  Eso, sin contar las relaciones diplomáticas  a nivel internacional. En Tabasco, por ejemplo, los tiempos siguen corriendo y las cosas van empeorando, pues en ningún partido logra haber consenso, ni en el PRI,  ni en el PRD. Por ejemplo en el PRD, nadie cede, por lo menos de los dos que puntean las encuestas, hablando de Gerardo Gaudiano Rovirosa y de José Antonio De La Vega, cada uno en su afán de conseguir su objetivo están  estirando la liga demasiado, generando demasiada fricción y tensión al interior. Un desgaste innecesario, que podría acarrearles consecuencias catastróficas, al grado incluso de perder la gubernatura. No hay nada como la paciencia y la disciplina. Esta situación que hoy vive el PRD nos recuerda a lo que vivió el PRI hace dos procesos electorales en Campeche, cuando el actual gobernador competía por la candidatura contra Fernando Ortega Bernés. No forzó las cosas, no estiró de más la liga, se disciplinó, sin hacerle daño a su partido, se fue al Senado de la República, desde donde fortaleció su imagen y seis años después entró suavecito como cuchillo en mantequilla a la candidatura y obteniendo el triunfo que  lo convirtió hace dos años en gobernador de su estado. En Tabasco, la grandísima ventaja que los favorece es el hecho de que los otros dos partidos, refiriéndonos al PRI y a Morena se enfrentan a problemas de organización. En Morena, por ejemplo, ha sido muy cuestionada la salida de Adán Augusto López Hernández de la  dirigencia del partido, porque  por lo menos en la percepción es que los tiempos no cuadran, porque debió haber sido matando y salando. No que deja la dirigencia y se queda como en el limbo, sin ningún efecto que le dé realce. Ya veremos.