Corte de Caja

José Martínez

 

La responsabilidad de los funcionarios y los ex; cuentas claras

El nombre de David Gustavo Rodríguez Rosario por su paso por la Secretaria de Desarrollo Económico y Turismo sigue dando de qué hablar y no es fuego amigo como el ex titular ha señalado. El uso de los recursos destinados al Fideicomiso para el Fomento y Desarrollo de las Empresas del Estado de Tabasco (FIDEET) parece que no han sido aplicados de la mejor manera y pudieran estar dañando la hacienda pública. Las pruebas ya fueron exhibidas.

Este fideicomiso fue creado en el año 2010 y tiene como objetivo el fomento y desarrollo de las empresas de Tabasco, dedicadas a las actividades económicas consideradas en el art. 6 de la Ley de Fomento Económico del estado. Recibe inyecciones de recursos estatales superiores a los 100 millones de pesos al año.

Ante lo que parecía inicialmente un asunto interno del Instituto de Contadores Públicos de Tabasco A.C. ha saltado al escenario público al ser retomado por dos organizaciones civiles del estado, una de corte jurista y otra que en los últimos años ha estado ligada a la exhibición de casos de corrupción en Tabasco…con pruebas.

Desde mediados de noviembre se exhibieron copias de los recursos recibidos por el ICPT por parte del SDET, más de 50 millones. Estos fueron triangulados a otras organizaciones empresariales y consultoras que solicitaron recursos al Instituto para realizar proyectos, en su mayoría estudios. A decir del Órgano Superior de Fiscalización del estado OSFE, que auditó un trimestre del ejercicio 2016 del FIDEET, no fueron aplicados de forma adecuada por los beneficiarios finales.

La primera reacción del ex secretario fue llevar el caso a la arena política al señalar que estas acusaciones eran parte de un fuego amigo que quería detener el avance de su candidatura para la gubernatura del estado. Sin embargo, en lugar de aclarar el asunto, hubo una especie de confesión de parte. Señaló que no solo fueron triangulados recursos públicos estatales, sino que también recursos públicos federales de la Secretaria de Economía, lo que complica más la situación.

Lo nuevo en el caso es que los denunciantes han exhibido los resultados de una auditoría realizada por el OSFE en el año 2016 y colocada en el portal del OSFE sobre la cuenta pública del Poder Ejecutivo correspondiente al año 2016 y en la que el instituto de fiscalización ratifica lo denunciado: los recursos del FIDEET no se han ejercido de forma adecuada. En el caso particular de los recursos ejercidos por el ICPT señala que en algunos proyectos apoyados no existe la documental financiera y comprobatoria. La joya del caso es un proyecto registrado como “Desconocido”, que recibió 100 mil pesos sin entregar un solo documento.

Ni la solicitud de apoyo al ICPT encontró el OSFE.

Ya Wilver Méndez mostró cambios en la información relacionada con los fideicomisos y ordenó una auditoría externa a los recursos del FIDEET, prometiendo deslindar responsabilidades y hasta denuncias penales, dependiendo de la gravedad, en caso de encontrar irregularidades en esta revisión.

Es lo más apropiado. El actual secretario no puede cargar con los errores de otros y menos manchar su trayectoria. Es lo justo.

HABERES

ANDRÉS Manuel López Obrador se registró ante su partido como precandidato a la Presidencia de la República. Sus primeros cinco compromisos: hacer valer el Estado de Derecho, mantener la no intervención en asuntos de otras naciones, defensa de los migrantes y hacer de la honradez una forma de vida y de gobierno.