SHISHITO

Francisco Gómez Hernández

UJAT, fortaleza probada de todos los tabasqueños

 

Si algo ha caracterizado a la UJAT, en su permanente ascenso hacia su engrandecimiento como institución de excelencia académica educativa, lo que le ha permitido mantenerse en un contexto de competencia de nivel superior nacional e internacional, donde sobresale su papel de liderazgo entre las universidades del Sureste mexicano. Eso lo demuestra con indicadores que le han agenciado el respeto ante organismos como la ANUIES, el CUPIA y CUMex, resultado del trabajo rectoral aunado al esfuerzo de maestros, administrativos y estudiantes.

Como tabasqueños debemos reconocer ampliamente, como se ha dicho, que nuestra Universidad, la Universidad de todos, no está encerrada en sí misma, ni ensimismada en problemas filosóficos del ser o no ser, sino que está conformada por una comunidad pujante de trabajadores que en su respectivos ámbitos tienen una guía segura y una ruta probada contra la adversidad que cuida que se ejerza diariamente una política educativa abierta al cambio, al compromiso social y ocupada en resolver las grandes problemas que tiene la sociedad joven y moderna de Tabasco, y más allá de ámbito estatal.

Se ha dicho con precisión que nuestra Universidad está preparada para su desarrollo en el siglo XXI, primero haciéndole frente  a la prioridad más importante, mantener la calidad educativa con la que se ha posicionado como una institución importante a nivel nacional manteniendo sus vínculos con organismos internacionales, que marcan su hoja de ruta responsabilidad social e internacionalización, armonizándose con los lineamientos en materia de educación superior federal y estatal, así como con las orientaciones de organismos especializados en la enseñanza, pero priorizando la inclusión social.

La UJAT en sus últimos exámenes de admisión ha captado en su nivel de ingreso hasta el 85% de sus solicitudes, por lo que hoy en día su matrícula es de casi 40 mil alumnos en diversas modalidades de estudio, siendo además -con pesar hay que anotarlo- la Universidad que menos subsidio tiene por alumno, por lo que su presupuesto se merma desmesuradamente, aunado al recorte presupuestal que sufrió a inicio del año pasado.

Pese a ese enorme recorte, la UJAT continuó el año pasado con la culminación de la ampliación y modernización de la infraestructura de nuevos campus universitarios como el que se abrió en Jalpa de Méndez, la terminación de la Ciudad del Conocimiento,  y del Centro de Investigación en Ciencia y Tecnología  en Cunduacán, entre otros proyectos de vinculación en materia de salud, de ciencias agropecuarias y de proyectos energéticos que se tienen con organismos internacionales que actualmente están en proceso.

 

 

Ante este panorama tan claro y alentador, pero difícil que resulta planear y construir con pocos recursos, ante la despetrolización económica que sufrió el estado y la UJAT no fue ajena a esa debacle, desde ahí fue necesario enfatizar la gran capacidad de gestión del rector Piña Gutiérrez, para tocar puertas en los tres niveles de gobierno, tender puentes con legisladores locales y federales, para acceder a bolsas de recursos adicionales que resolvieran los problemas financieros, como los presentados el año pasado con el sindicato administrativo y de maestros, que logró superarse, en tiempo récord, pero que hoy el mismo problema se agrava por la falta de los recursos federales, lo que mantiene hasta hoy en jaque a las autoridades universitarias por la falta del pago total de los aguinaldos.

Cierto que es un pago de ley dentro las prestaciones laborales, pero cierto también que no es por falta de gestión. Pero además una Universidad que como institución educativa, siempre ha dado buenos resultados en la transparencia de sus recursos,  prueba de ello el aval de la calificadora internacional Fitch Ratings que el año pasado dio a conocer a través de su portal un informe donde se otorga la calificación A-(mex) en calidad crediticia, donde se destaca su actual estabilidad, debido a que la UJAT no cuenta con deuda financiera a la fecha -es decir deudas bancarias-, cuenta además con una amplia oferta académica sustentada por estándares de calidad, aunado a los bajos niveles de pasivo circulante y las contingencias en seguridad social relativamente bajas.

Lo que se ha dicho en varias ocasiones, y ha resaltado el mismo gobernador Arturo Núñez, “la UJAT no se ha encerrado en una torre de marfil, sino que ha ido al encuentro con la sociedad, con los sectores”, ello viendo los bueno y mejores resultados que ha alcanzado en bien de la sociedad tabasqueña, nuestra Universidad no merece intentar desestabilizarla, merece respeto y merece todo el apoyo y la comprensión por la etapa difícil que está pasado por su problema financiero.

Su plantilla administrativa y su plantilla docente, sabrán reconocer y seguro que recapacitaran que una institución como la UJAT que les ha dado para su seguridad personal, familiar, como estudios superiores, y especialidades, y una muy buena prestación en salud, merece también amor, cariño y respeto, de docentes y administrativos depende el buen futuro y permanencia en los mejores lugares de proyección de ese importante centro de trabajo y templo del saber llamado UJAT.

Correo shishito_50@hotmail.com.

Twitter: @shish_tabasco

Facebook: Shishito – Noticias de Tabasco para el mundo

Blog: http://shishito-noticiasdetabasco.blogspot.mx