–       Menos quejas y más acción

 

“PACIENCIA, PRUDENCIA, VERBAL CONTINENCIA, DOMINIO DE LA CIENCIA,  y presencia o ausencia, según conveniencia”. ¿Demencia o complacencia? Con la controvertida frase que citara el también controvertido político mexicano y ex gobernador veracruzano mientras se encontraba recluido en un penal de Guatemala, ya se veía venir una especie de sinvergüenzada. Ahora resulta que todas las acusaciones que pesaban en su contra, empiezan a desmoronarse como por arte de magia por supuestas faltas de pruebas y que incluso hasta lo colocan en la antesala de recobrar su libertad. Esto luego de que en la primer audiencia que tuviera este martes con lo que se dice que sería este sábado cuando el juez que lleva el caso por malversación de fondos  públicos en contra de Javier Duarte de el resolutivo que dicte el destino del ex gobernador. El tema es que estamos a tan solo cinco meses de que se definan las candidaturas para los cargos de elección popular que competirán durante la jornada del primero de julio de 2018, con lo que de salir en libertad este político convertido en uno de los máximos símbolos de corrupción emanado del PRI, con lo que pondría en jaque la percepción del electorado en nuestro país, cuando de por sí,  el proceso que se vivió durante los pasados comicios, principalmente con lo sucedido en el Estado de México, donde se acusa haber operado una elección de estado y sobre la cual pesan más de 200 denuncias en la Fepade por supuestos desvíos de recursos en beneficio de la campaña de Alfredo del Mazo por más de mil 600 millones de pesos. Y es que aún y con todo eso y que resultara ganador el candidato priista,  se dejó plasmada una fotografía de que Andrés Manuel López Obrador se les montó en el cogote, puesto que a pesar de la operación de toda la maquinaria oficial, colocó a Morena en la segunda posición en un estado que se ha considerado como el bastión de la “mafia del poder”, como lo ha denominado el líder de izquierda.  El tiempo se agota y como lo dijimos ayer, el gobierno que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto le ha quedado mucho a deber a Tabasco, por lo que aunque la que hasta hoy se considera como mejor posicionada, Gina Trujillo, carga a cuestas con todos los negativos de un partido que sigue sumando repudios y no vemos como pueda incluirse en la pelea de una elección estatal que pinta para ser de dos: PRD Vs. Morena. Partidos que cabe mencionar no están libres de azotes, pues como hemos visto también se han subido al tren de la división y las fracturas en lo que es el camino rumbo a la elección de candidatos. Por una parte, se corre la voz de que los solaztequistas tienen que calmarse. Que no pueden andar como caballos desbocados porque no pueden amacharse pues se irán con el mejor posicionado y cerrar filas  para poder llegar fortalecidos a los comicios, porque de lo contrario corren el riesgo de empezar a tener fugas por todos lados. Y es que lo peor que pueden hacer es amacharse. Ya vimos el caso del PRI donde ese comportamiento los ha llevado a la derrota por dos procesos continuos y si no se ponen las pilas se anotarían el tercero… MUCHAS HAN SIDO LAS QUEJAS de la ciudadanía  por la proliferación del mosquito a últimas fechas, pero también poco se ha visto la cooperación de la sociedad para combatir este problema que pone en riesgo la salud pública ante la amenaza de las enfermedades como el dengue, el zika y el chikungunya, pues ni si quiera en zonas como Tabasco 2000 que podría considerarse como una de las zonas urbanas ícono de la ciudad se salva de los malos hábitos de tirar basura y cacharros en la calle. Por su parte, la Secretaría de Salud mantiene los esfuerzos y las acciones para el combate para disminuir este mal, pues ahora vemos cómo lugares como vulcanizadores ya fueron exhortados para que tengan un mejor control de las llantas y retirar todo el material inservible que  pueda servir como focos de proliferación para el mosquito.  En ese sentido no podemos   hacernos de la vista gorda, pues las campañas de prevención han sido constantes y como dicen, no hay peor ciego que el que no quiere ver y si no ponemos de nuestra parte nos convertimos automáticamente en corresponsables.