ATARDECER POLÍTICO

 

 

–       Modernidad, cultura y progreso, se pueden

–       Final de fotografía

 

 

ESTE FIN DE SEMANA TUVIMOS LA OPORTUNIDAD DE estar por Guadalajara, Jalisco, para participar en las actividades gremiales del XV Congreso Nacional de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (Fapermex). Vaya que disfrutamos nuestra estancia por tierras  tapatías, lugar que da muestras de una clara y abundante prosperidad.  Es un estado que conjuga a la perfección historia, cultura, tradiciones, modernidad y negocios. Guadalajara, capital con 5 millones de habitantes, se ha convertido  prácticamente en una ciudad que no duerme, que tiene algo que ofrecer para todos, por muy variados que sean los gustos. Tan solo el Mercado Público Corona, es un gigantesco espacio que se ha convertido en una impresionante galería para exponer la gastronomía y artesanías del estado. Es un moderno edificio con espacios limpios, una excelente distribución que combina desde la comida más tradicional hasta lo gourmet. Pero no es exactamente eso lo que nos llamó la atención, si no la enorme cantidad de personas de toda clase social que confluye en ese sitio que se encuentra apenas a una cuadra del Palacio Municipal. Comprendemos entonces el valor que tanto las autoridades y comerciantes le dan a las áreas de oportunidad, que aprovechan para generar una derrama económica que beneficia el desarrollo de este sitio. En nuestro caso, Tabasco es un estado con mucho que dar, pero también con mucho que reorganizar, sobre todo hablando del sector empresarial, porque sin duda han sido muchos los años que han pasado desde aquellos tiempos de gloria y que precisamente las ambiciones desmedidas han representado una significativa traba para el desarrollo económico y turístico de nuestro estado. Lo vimos justamente cuando el gobierno del estado en conjunto con el Ayuntamiento de Centro hizo el planteamiento del proyecto para el nuevo mercado público José María Pino Suárez y de inmediato propietarios y locatarios se levantaron en un cúmulo de quejas, cayendo desafortunadamente este tema en manos de políticos sin escrúpulos que manipulaban a su vez a líderes de comerciantes. Como dijimos, en Tabasco lo que urge es ponerse de acuerdo. Organizarse… POR CIERTO QUE DONDE LA ORGANIZACIÓN les está costando mucho es en el PRD, pues  ya decidieron cómo van a elegir candidato. Será a través de encuestas, donde el mejor posicionado será quien resulte postulado con el compromiso de los demás de sumarse sin restricciones al proyecto para que puedan pensar en el triunfo electoral. Cosa que se ha podido ver que muchos han tomado a regañadientes. Ya se veía venir que eso es lo que aprobaría el Consejo Político, pues puede decirse que es el método que menos saldo rojo les dejaría, porque vaya que el horno no está para bollos, ya que todos los que buscan la candidatura al Gobierno, sienten tener el merecimiento, pero será la voz de la gente, por medio de las encuestas, quienes determine cuál de todos es el mejor, o el menos peor, según el enfoque que le quieran dar. Lo que sigue ahora es que den a conocer el nombre de la empresa encuestadora, conocer quien estará encuestando es bueno porque no vaya a resultar que es una de esas “patito” que surgen al calor de procesos electorales y carezcan de seriedad y credibilidad cómo para venir a decir quién es el bueno. Mucho se ha venido diciendo que las encuestas se han desvirtuado, pero no hay que perder de vista que muchas de estas no pueden negar ni aunque lo quieran que son mandadas a hacer como trajes a la medida. En esta ocasión, saber quién va a hacer la encuesta es importante, porque dependiendo del prestigio y credibilidad que tenga esa empresa, es como se puede dar garantías de que sea un trabajo profesional el que estarán haciendo. Tiene que conocerse todos los datos estadísticos, para que nadie se inconforme y no anden con descalificaciones del resultado qué vaya a darse. Según escuchamos al gobernador el lunes pasado por la tarde, los cuatro aspirantes mejor posicionados están en una especie de empate técnico, es decir, la moneda está en el aire, por lo que como se dice en el argot, tendremos final de fotografía. Eso puede ser bueno, si consideramos que son cuadros políticos valiosos y por eso están empatados, pero puede ser malo, porque al haber una pequeña diferencia porcentual entre uno y otro, podría generar descontento, al considerar que no es una ventaja como para decidir quién será el abanderado. Como dicen, al tiempo.