Cayuco

Enrique Muñoz González

 

“La determinación de ganar es la mejor parte de ganar”

Daisaku Ikeda

 

DESAFÍOS DEL GOBERNADOR  NÚÑEZ

 

El 2018, es el último año de Arturo Núñez como gobernador del Estado, y tal como lo ofreció en su toma de protesta, va a permanecer en el cargo todo el sexenio, pese a que para su cuarto informe circularon muchos rumores de que pediría licencia porque lo estaban llamando a dirigir el PRD a nivel nacional, algo que meses después lo confirmó, pero dijo que primero está su compromiso de servir a Tabasco, un objetivo que le llevó muchos años poder alcanzar.

 

Como es sabido, recibió la administración en condiciones deplorables, siendo el sector Salud el de mayor daño, aunque fue en todos los rubros, un panorama que aunque lo intuía, no era de la dimensión como se llegó a tener la entidad. Su capacidad, permitió que aunque en el primer año muchos de sus funcionarios justificaran curva de aprendizaje por la alternancia, logró equilibrar el manejo de las finanzas públicas para evitar un colapso, que fue latente los primeros meses del 2013.

 

El gobernador anunció cuando rindió protesta que Gobernar Tabasco nunca fue una simple ambición personal, accidente en su trayectoria, tropiezo ocasional o una ocurrencia frívola; tampoco empecinamiento y mucho menos obsesión enfermiza; resalto que ha sido, sí, proyecto de vida, desde que en sus años como estudiante de secundaria descubrió la vocación por la política, entendida como vocación de servicio a la gente. Teniendo siempre, en el camino de la vida y la política, el apoyo de su familia.

 

En todo momento ha reconocido los problemas que existen con la inseguridad y el desempleo, el cual se va a agudizar ahora con el cierre de dos tiendas de la cadena Sanborns, se estima que estarán sin trabajo unas 200 personas; aunque se sigue avanzando con estrategias, para reactivar el campo, incentivar acciones en materia de salud, educación, la cultura, el deporte. Pese a las dificultades financieras, no han frenado del todo los avances del Plan Estatal de Desarrollo, porque prevalece la austeridad.

 

Al entrar en la recta final de su mandato, Arturo Núñez tiene dos retos por delante. Primero, cerrar fuerte, demostrar que valió la pena que los tabasqueños hayan votado por el Cambio Verdadero en el 2012, logrando así una alternancia que ya era necesaria en la entidad; y dos, será un garante de que la elección donde se elige a su sucesor, no tendrá dados cargados para nadie, que la sociedad elija con libertad a quienes van a gobernar a partir del próximo año el destino de los tabasqueños. Y lo va a lograr.

 

Pese al vaticinio de que las elecciones serán muy disputadas, en este momento no hay quien pueda vaticinar los resultados, porque aunque hay quienes dicen será de tercios, no se puede desdeñar el avance que existe entre los aspirantes a candidatos independientes, porque la población está participando con sus firmas, entonces la elección estaría considerándose de cuartos, con toda esta efervescencia, Núñez Jiménez mantendrá el control, para que siga prevaleciendo la gobernabilidad.

 

Ya lo estableció en su Quinto Informe, expuso que como Titular del Poder Ejecutivo Estatal coadyuvará en las tareas que le corresponde en términos de la ley, con las autoridades electorales, locales y federales, a cargo de la organización de los comicios y la solución de las controversias; por eso exhortó a todos los actores políticos a que actúen con civilidad, eleven el debate y motiven la participación ciudadana, a la vez que se conserven la estabilidad política y la paz social que entre todos hemos construido.

 

El ofrecimiento del mandatario para estas elecciones es que garantiza a todos un comportamiento apegado a la ley, antes, durante y después de la jornada comicial, señalando además Núñez Jiménez que en correspondencia a sus obligaciones, su trayectoria de muchos años y sobre todo, su profunda convicción democrática.

 

Seguramente seguirán dándose deserciones de políticos de un partido a otro, mientras no terminen los procesos internos en la selección de sus candidatos, y mientras todo esto quede solamente en el coraje, el berrinche y quizás hasta la frustración por no aparecer en las boletas, lo importante es no abonar al enrarecimiento del ambiente político. Lo que importa, más allá de quien resulte ganador en las urnas, es que prevalezca la gobernabilidad, y en eso está decidido Arturo Núñez en conservarla.

 

LA PIRAGUA

 

Anunció Manuel Paz Ojeda que ya no va a buscar ser candidato a gobernador independiente, acudió al IEPCT a retirar su carta de intención, señalando, sin mostrar pruebas, que no hay equidad en el proceso, acusando que es una simulación la selección de candidatos sin partido. Lo cierto es que nunca pudo pasar de 43 firmas, y pese a que anunció iba a respetar las fiestas de fin de año, prometiendo arrancar el dos de enero, quizás vio difícil lograr la meta, y con excusas se baja de la contienda. Seguramente el termometro ciudadano lo bajó de la intención de participar.

 

Entre las especulaciones y trascendidos sobre las candidaturas, circula versión que Jaime Mier y Terán no podrá ser candidato a la alcaldía de Centro, el CEN emitió documento donde establece que no está al día en las cuotas, no presentó declaración patrimonial, ni plan de trabajo, por lo que se refuerza la teoría de que entrará al quite, Pancho Peralta o también  Ángel Solís Carballo, quien entre los integrantes de su lista de candidatos a regidores, lleva a Agustín Silva Padrón. El saca aceite sigue, pueden darse aún más sorpresas.

 

El que no a quitado el dedo del renglón, es Candelario Pérez Alvarado, quien dice que los verdaderos perredistas no irán a ningún lado y seguira buscando ser el candidato a Centro. Por cierto el diputado vaticinó desde hace un año, que Fernando Mayans en uno de sus aranques de histeria, terminaria arrodillado ante AMLO.