DE CARA A TABASCO

RUBEN ARCEO

* LAS RAZONES DE LA ARMONÍA

(Primera de dos partes)

Interesante son los conceptos vertidos por el gobernador Arturo Núñez Jiménez, DURANTE LA INAUGURACIÓN DE LA 3RA. SEMANA DE LA DEMOCRACIA, en donde señaló que la democracia implica una combinación de instituciones; de una parte, la parte objetiva del proceso político y de actitudes y comportamientos; la parte subjetiva, que tiene que ver con la cultura política y la educación cívica. Se retroalimentan mutuamente, tomando la referencia de Bobbio quien dijo que narraba que al final de cuentas son los hombres los que hacen las leyes y las leyes modulan las actitudes y comportamientos de los hombres; pero que al final de cuentas debe prevalecer el gobierno de las leyes sobre el gobierno de los hombres, no obstante que las leyes son producto de la propia acción y voluntad humana.

Señaló que después de la de la reforma de 1988 fue por crisis de legitimidad

Fue claro en señalar que: “Y advertíamos el equilibrio necesario entre el desarrollo institucional y el desarrollo de la cultura política. Si no se aparejan, si no se logran conjuntar de alguna manera pueden bloquearse mutuamente. Si el desarrollo institucional se dispara y se va muy delante, deja atrás la cultura política, que es el conjunto de actitudes y comportamiento de las personas. Entonces la cultura política no deja pasar el avance institucional”, indicando: “Puede estar en la norma, pero puede ser norma no aplicada; puede no ser derecho positivo, puede ser la vieja consigna de la Colonia cuando llegaban las Ordenanzas de Indias: Acátese pero no se cumpla.”

Pero también se refirió que por el contrario si los comportamientos políticos rebasan el desarrollo institucional, habrá turbulencias en la sociedad y quizá hasta movimientos subversivos y revolucionarios que busquen, por una vía diferente a la democrática, modificar el establishment, el conjunto de instituciones establecidas. De tal manera que desarrollo institucional y desarrollo de la cultura política deben ir en armonía.

Destacó la importancia de impulsar la educación cívica

Pero hay que preparar a la población para hacerlo, pero lo importante es practicar la democracia.

Afirmó que “para empezar, hay que empezar a discutir el concepto de régimen. Hoy tiene dos sentidos, hoy régimen político quiere decir forma de gobierno (republicano, monárquico, republicano parlamentario, republicano presidencial), pero también tiene que ver con la forma de las reglas, reglas totalitarias, reglas autoritarias, reglas democráticas, y la acepción de los transitólogos en el sentido de que se transita no tanto de un cambio de forma de gobierno, que dejemos de ser República federal presidencial, por ejemplo, sino un cambio de las reglas de la calidad, de las reglas de ser autoritarias a ser democráticas”, indicando que “si transición es el cambio de un régimen político a otro, pero no necesariamente en la acepción de cambio de forma de gobierno, sino de cambio de las reglas y de la calidad de las reglas”, por lo que en  ese sentido que se tienen que combinar el diseño institucional y los comportamientos políticos, y nosotros claro que hemos tenido cambio de régimen político; ya no estamos en lo que podemos llamar convencionalmente el régimen de la Revolución Mexicana, caracterizado por un presidente hegemónico, un partido hegemónico fundamental y un sistema de partidos no competitivo.

Hemos transitado a un sistema de partidos semi- competitivo donde ya no hay un partido hegemónico, ya no hay un presidente hegemónico, pero no hemos culminado el proceso.y todavía nos movemos dentro de un régimen político que no acaba de morir del todo, y un nuevo régimen político que no acaba de nacer del todo, y esto es lo que hay que culminar.

Por eso ahora el debate está trasladado no tanto a que si votan los muertos o cómo se integra la casilla, cómo se integran las autoridades electorales, los funcionarios de casilla, etcétera, sino el debate está en los términos -y qué bueno que la Semana de la Democracia los considere- de la gobernabilidad de la democracia, de la gobernanza, de la participación ciudadana, dos de los ingredientes, junto con el de medio ambiente fundamentales en esta Semana de la Democracia.