*La ONU convoca a reunión emergente

Estados Unidos y Japón han solicitado una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para imponer más sanciones a Corea del Norte tras la prueba hoy de una bomba nuclear de hidrógeno, que ha suscitado la alarma mundial y que hasta desconocía China, principal aliado del régimen de Kim Jong-un.

En respuesta a las tres pruebas realizadas con anterioridad por Pyongyang en 2006, 2009 y 2013 el Consejo de Seguridad ya impuso fuertes sanciones al país que limitan de forma estricta sus transacciones internacionales y agudizan su aislamiento económico.

Corea del Norte anunció hoy en su televisión estatal que ha llevado a cabo su primera prueba con una bomba nuclear de hidrógeno -la cuarta en su historia-, poco después de que se detectara un sismo de magnitud 4.9 en el noreste del país como consecuencia del ensayo atómico.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) dijo que si se confirma que efectivamente se ha realizado la prueba supondría una clara violación de las resoluciones de la ONU, mientras que Estados Unidos adelantó que en ese caso responderá “apropiadamente”.

REUNION DE EMERGENCIA

Consejo de Seguridad de la ONU celebrará hoy una reunión de emergencia, a puerta cerrada, para analizar la situación creada por el ensayo nuclear de Corea del Norte, dijeron fuentes de ese órgano de Naciones Unidas.

La reunión se llevará a cabo las 11.00 hora local (16.00 GMT), añadieron las fuentes.

Según se informó hoy desde Tokio, la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU fue solicitada por Japón, país que se sumó este año a ese órgano de Naciones Unidas, así como por Estados Unidos, que tiene un asiento permanente en el consejo.

Los anteriores datan de 2006, 2009 y 2013, y todas ellas están en contra de las resoluciones impuestas por el Consejo de Seguridad.

 

La ONU creó en 2006 un comité especial con el objetivo de supervisar la aplicación de las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad al régimen de Corea del Norte, entre las que figuran un embargo de armas, la prohibición de prestación de ciertos servicios financieros y de la venta de artículos de lujo al país.

Además, varias personalidades tienen prohibido viajar al extranjero y sus bienes han sido congelados.

El Consejo de Seguridad está presidido este mes por Uruguay, que se acaba de reincorporar a ese órgano de la ONU después de medio siglo de ausencia.

 

COMPARTIR