Una extraña perla natural de 2.000 años de antigüedad fue descubierta durante unas excavaciones arqueológicas en una zona aborigen del oeste de Australia, anunciaron ayer científicos de la Universidad de Wollongong.

“Las perlas naturales son muy raras y nunca antes habíamos encontrado una”, se felicitó el arqueólogo y conquiliólogo Kat Szabo, especialista en moluscos con concha.

Descubierta en la costa de Kimberley, en Australia, la perla semiesférica de reflejos rosas y dorados mide aproximadamente cinco milímetros de diámetro. Su edad se estableció gracias a los rayos X y a las comparaciones con las perlas de cultivo.

Las perlas nunca fueron importantes en las culturas indígenas de Australia septentrional pero las ostras que las producen se utilizaban durante las ceremonias para invocar la lluvia.

COMPARTIR