Guayabazo

Manuel García Javier

guayabazo@hotmail.com

 

¡Promesas, promesas!

Nuevamente los periodistas recibimos la promesa presidencial de protección y defensa, ante las acechanzas del crimen organizado que no paran de tanta matazón: “Lucharé hasta el último día de mi mandato para fortalecer condiciones del ejercicio pleno del periodismo profesional que México necesita”, afirmó esta semana el mandatario Enrique Peña Nieto.

La misma promesa se dio con Felipe Calderón, Vicente Fox, Carlos Salinas, etc., etc., y se continúa con este cuento de nunca acabar de prometer acabar con la impunidad en la muerte de periodistas que comenzó a desencadenarse desde hace 30 años con el crimen NUNCA ACLARADO del periodista Manuel Buendía Tellezgirón.

Ahora, ante los representantes federados, en el marco de la Reunión de la Conago, Peña se desgarró las vestiduras y en una sentida arenga promete salvaguardar la libertad de prensa y proteger a periodistas y a defensores de derechos humanos.

Un discurso, diríamos de culpabilidad, en el que dijo que frente a la amenaza que representan los crímenes contra periodistas, su gobierno y el de los estados implementarán medidas para fortalecer la estructura y el presupuesto asignado al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Establecerán un Esquema Nacional de Coordinación con las Entidades Federativas y un Protocolo de Operación, cuyo objetivo será coordinar las acciones para hacer frente y reducir las situaciones de riesgo contra periodistas y defensores de derechos humanos.

Fortalecerán la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión, a través de las siguientes medidas:

  • Habrá más personal y mejor capacitación a Ministerios Públicos, policías y peritos.
  • Establecimiento de mecanismos de contacto y diálogo con la sociedad civil y el gremio periodístico, que impulsen la confianza y la colaboración.
  • Revisión e impulso permanente de las investigaciones en proceso, garantizando el derecho a la verdad, el acceso a la justicia y el combate a la impunidad.
  • Coordinación transversal entre autoridades locales y federales para garantizar la inmediata atención de los delitos con una perspectiva de derechos humanos.
  • Apoyo a las entidades en la creación de unidades o Ministerios Públicos especializados en materia de libertad de expresión dentro de sus fiscalías y procuradurías, los cuales serán clave para cerrar el paso a la impunidad.
  • Y la creación de protocolos homologados a nivel nacional para la investigación y atención a víctimas de delitos cometidos contra la libertad de expresión.

Un presidente que, al término de su anuncio, se acercó al pul de prensa, a quienes les brindó un abrazo, solidaridad y les expresó su más sentido pésame a los familiares de quienes lamentablemente perdieron la vida en estos lamentables hechos.

Y es que, ante la protesta de comunicadores a nivel nacional y con repercusiones internacionales, ante el artero asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas, fundador del semanario Ríodoce y corresponsal del periódico La Jornada en Sinaloa, la federación no tuvo más que “beberla para no derramarla”.

Y es que en seis años, el gremio periodístico nacional sufrió una baja de 36, y tan solo en un año se registraron 14 asesinados y ni un solo detenido, lo cual convierte a México en el tercer país más peligroso del mundo en este sentido.

Los gobernadores, por su parte, hicieron el compromiso de investigar, con resultados evaluables, los homicidios perpetrados; crear u homologar fiscalías o áreas especializadas dentro de las Procuradurías estatales para investigación y prevención de delitos cometidos y sobre todo para que los Ministerios Públicos y policías investigadores no re victimicen a las y los comunicadores, al momento de investigar los hechos.

Así mismo, conformarán mapas estatales de riesgo y agresión a periodistas con base en el Mecanismo Federal. Darán cumplimiento cabal a la recomendación 24-2016 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, y Trabajarán con un Protocolo Único, unificado, para poder establecer Mecanismos de Protección, de Prevención, y por supuesto también de Atención a Víctimas de este delito. Ojalá y esto no quede, como siempre, en promesas, promesas y más promesas.

BUROCRATAS DE PLÁCEMES

Al menos en lo que va de la administración del gobierno de Arturo Núñezno habrá recorte de personal, porque la prioridad es el ejercicio de una administración que concilia los derechos de su personal con los de la ciudadanía, en apego a una planeación presupuestal responsable y digna, que responde de manera profesional a las exigencias de los tabasqueños.

A pesar de las condiciones presupuestales que privan en Tabasco, los burócratas estatales lograron un incremento salarial del 4.4 por cientoretroactivos al 1 de enero; además, en prestaciones tendrán importantes incrementos como el 5% de incremento en vales de despensa, un 3% a la canasta alimenticia, un 2% al bono de puntualidad.

Además, un incremento de 100 pesos al bono de útiles escolares, quedando ahora en 1,900 pesos, que será pagado en la primera quincena de julio; el bono por el Día del Padre será ahora de 1,200 pesos y a las madres trabajadores de 1,500 pesos.

Se incrementó el bono por el Día del Servidor Público en 1,700 pesos, el cual será pagado el 9 de junio; la prestación por Becas Escolares que incluye ahora a los hijos de trabajadores sindicalizados, por un monto total de 2,4 mdp; además de incrementos a la ayuda para lentes, fomento al deporte, licencias de conducir, gastos de titulación, prótesis, canastillas de maternidad.

El pago del aguinaldo será sin retrasos, habrá un incremento inédito del 30% en el pago de los estímulos por antigüedad que establecen las condiciones generales de trabajo, incluso se tendrá una re categorización, que beneficiará a un número importante de burócratas.

La  cifra, que rebasa la media nacional (3.8 por ciento), fue autorizada por el gobernador Arturo Núñez Jiménez y durante las negociaciones, el titular de la Secretaría de Administración, Bertín Miranda Villalobos privilegió la preocupación del mandatario por atender con responsabilidad las peticiones de los trabajadores.

El dirigente burócrata, René Ovando Olán, destacó que la base trabajadora salió ganando con los incrementos autorizados, con lo cual Arturo Núñez le cumple a los burócratas. Importantes logros. Nos leemos en la próxima.

Zona de los archivos adjuntos

 

COMPARTIR