SHISHITO

Francisco Gómez Hernández

Dejad que las tribus se acerquen a mí y no se lo impidáis

 

A un año y poco días -3 de junio de 2018- que se lleven a cabo las elecciones concurrentes federales y estatales, el de la Revolución Democrática es el partido con más aspirantes al gobierno del estado, pero también hasta el momento el más equilibrado políticamente hablando, y no es que sean la panacea, pero cada quien tiene lo suyo, aspiran desde David Gustavo Rodríguez Rosario, Juan Manuel Fócil Pérez, José Antonio de la Vega, Gerardo Gaudiano Rovirosa, y Oscar Cantón Zetina. Tampoco están descartados Raúl Ojeda, aún amarillo pero pusho porque ya tira a moreno, además de Jaime Mier y Terán, Pedro Jiménez León -el niño aplicado- y Fernando Mayans, otro que está entre oscuro y claro.

Todos o casi todos, desde hace mucho tiempo han venido caminando, cada quien buscando seguidores que le sumen votos a su favor, lo hicieron más abiertamente después de que el gobernador manifestó “ni me molesta ni me incómoda que servidores públicos den a conocer públicamente sus aspiraciones a un cargo de elección popular”, y poco después les soltó “en mi gobierno no hay tapados”, eso sólo ocurría en el viejo PRI. Pero también a manera de advertencia les dijo, “guarden los tiempos para que la ley no les sancione”, y después para que no se sintieran, a manera de bendición la cita bíblica corregida y aumentada “dejad que los pre-candidatos hagan campaña que de ellos es el triunfo electoral”.

Y en ese tono no sólo los aspirantes al gobierno del estado, han estado caminado a sus anchas, sino también los aspirantes alcaldes en posibilidad de reelección, los que también quieren llegar a ser nuevos alcaldes, los que quieren ser diputados locales, federales y senadores, hasta los que quieren una regiduría, al fin que la puerta está abierta, pero sin olvidar “guarden los tiempos para que la ley no los sancione”. Y la máxima “el abanderado será el que el partido elija”, como quien dice no hay de nuez.

En esa tesitura y camino está el PRI, de los dos fuertes aspirantes que se mencionan, Benito Neme y Georgina Trujillo, no hay decisión unánime ni dividida en favor de nadie. El tiempo de espera puede ser mortal, para el que este más desesperado o desesperada, pues se habla de que ya no hay uñas que comer, y los estragos estomacales están a la vista. Dios quiera que no suceda nada malo. Por el lado de Morena, el jefe máximo de esa tribu, ya dijo que van dos a la encuesta, Adán Augusto López, dirigente estatal y Javier May, alcalde Comalcalco, y el que salga vencedor, irá por la silla de Plaza de Armas. Los más desesperados, son los adheridos -purificados- por la palabra del Señor, los que saben y están seguros que de una u otra manera entrarán al reino de los cielos, solo esperan el día y la señal, alabado sean los elegidos. Por hoy es todo ¡Salud!

 

COMPARTIR