• Será una larga noche para conocer quién será el nuevo inquilino de la Casa Blanca

Por José Gase/Estados Unidos vuelve a poner en vilo al mundo entero con las elecciones que se celebran este martes y en las que alrededor de 130 millones de votantes, algo más de la mitad del censo, van a decidir el rumbo que toma la primer potencia.

Los dos candidatos principales a la presidencia, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, enfrentan dos ideas antagónicas del país y de su papel en el mundo.

Eso mismo ha ocurrido otras muchas veces, pero lo que hace distintas las elecciones presidenciales del 2016 es la diferencia entre una candidata totalmente previsible y un candidato que genera todas las incertidumbres imaginables. Y ambos se disputan el liderazgo de un país que sufre una profunda división política, que sangra por su brecha social y por su herida racial.

Los sondeos previo a la jornada electoral no anticipan si la primera potencia mundial se mantiene abierta y dispuesta a liderar el mundo, para bien y para mal, como hasta ahora, o bien prefiere enrocarse y hacer marcha atrás en el camino de la globalización.

LA VOTACIÓN

La demócrata fue la primera en emitir su voto, acompañada de su marido, Bill Clinton, cerca de las 07:30 horas; mientras que el candidato republicano acudió a las 10:30 horas con su esposa, Melania Trump.

Clinton, en unas breves declaraciones a los periodistas, destacó la importancia del momento y dijo confiar en su victoria en las urnas

El candidato republicano, Donald Trump, votó en la ciudad de Nueva York en las elecciones presidenciales que se están celebrando en Estados Unidos y aseguró que todo está saliendo “muy bien”.

“Todo pinta bien, las cosas están saliendo muy bien”, afirmó Trump en unas breves declaraciones a los periodistas que se encontraban en el interior del centro de votación poco antes de depositar su voto.

COMPARTIR